RCD: Sin faro que alumbre el equipo tiende a la deriva. Por @xalomonte

Otra jornada más en Riazor y otra derrota más. Se nos acaban las excusas semana tras semana, y probablemente a partir del miércoles volveremos a escuchar a nuestros jugadores decir que el partido del alavés es una final. Pero es que el partido de hoy ya era una final, y el partido de la semana pasada ya era una final.

Y aunque se pueda decir que el betis no fue ampliamente superior a nuestro equipo, y aunque podamos decir que tuvimos bastantes más cocasiones claras que ellos, también es de recibo decir que el Betis se mostró superior y que pareció jugar todo el partido al ritmo que creía oportuno. Y también resaltar que aun no siendo superior, ha sido otro equipo que se ha llevado los tres puntos sólo haciendo lo que nuestro equipo no sabe hacer: estar equilibrado defensivamente y aprovechar sus ocasiones.

Cada vez está más cerca el abismo y el mayor problema es que no parece vislumbrarse ninguna solución en el equipo, que es frágil defensivamente, y que aunque se esfuerza, actualmente no le da para competir en igualdad de condiciones.

Equipo extraño el que ha dispuesto en el día de hoy Seedorf, que juntaba a Khron Dehli y a Valverde en el centro del campo, con Adrian y Bakkali en bandas y Lucas por detrás de Andone. Equipo muy ofensivo frente a un Betis aspirando por Europa y con un once también extraño por la ausencia de jugadores importantes del equipo como Tello, Sergio León o Camarasa.

Pero el experimento Seedorf no duró demasiado, debido a que en los primeros minutos sufrió un pinchazo Valverde dando paso a Borges en el mediocentro. Salió el Betis dominsando el partido en cuanto a la posesión pero sin mucho peligro, justo lo opuesto al Depor, al que no le duraba la posesión más de 30 segundos, pero que llevó bastante peligro con una serie de contras y saques de esquina en el cual Lucas pudo adelantar al Depor en un remate de cabeza sin oposición que incomprensiblemente no acertó a rematar.

También Bakkali con un tiro que tocó la escuadra pudo haber adelantado a nuestro equipo, pero el balón no quiso entrar este partido (al igual que muchos otros). El betis tuvo su primer acercamiento a la media hora de juego con un cabezazo de Loren, que mandó por encima del travesaño. Se llegaba al descanso con un partido bastante equilibrado, pero con el miedo en el cuerpo que tiene la parroquia deportivista, con la idea de que en cualquier momento siempre nos pueden marcar.

Y así fue en el inicio de la segunda parte, corner a favor del betis que casi marca de gol olímpico Joaquín y a la siguiente jugada una contra sin peligro acaba en un centro que roza Bakkali y que llega a Loren que bate a Rubén. No es que sea un error claro del portero (al que le rematan a un metro) ni de Bóveda (que deja ir a su par) pero sí que es cierto que cualquiera de los dos podría haber hecho más.

Y hasta ahí el Betis, ya no ofreció nada más, se echó para atrás e intentó salir a la contra cuando el Depor estaba volcado. Por nuestra parte, el equipo se esforzó y lo intentó contando con 3 o 4 ocasiones claras de gol, pero ni Andone primero rematando al palo en un pase de Fede y después rematando cruzado un gran centro de Luisinho, ni Borges en un rechace que cruzó fuera. Como en otros partidos, hoy no era nuestro día y el baloncito no quería entrar.

Nuevo míster, nuevas ideas, parece que mejores sensaciones y más entrega, pero, ¿es eso suficiente para mantenerse en primera? No lo parece.

Necesitamos que los jugadores se den cuenta de que son mejores de lo que están rindiendo y que son mejores que otras plantillas que están rindiendo más. El Alavés es el ejemplo al que agarrarse.

FORZA DEPOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − siete =