El nuevo RGPD ¿cómo afecta al email marketing?

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) ya es oficial y de aplicación obligatoria desde el pasado 25 de mayo para todas las empresas, en especial en el sector del marketing digital. Se trata de un nuevo marco jurídico sobre la protección de los datos personales y su libre circulación a nivel europeo, diseñado para dar una mayor seguridad y control a las personas en lo relativo a su información personal

Desde que en el pasado abril de 2016 entrase en vigor el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, la Unión Europea dio un plazo de dos años para que todas las entidades o empresas que traten datos de carácter personal de sus clientes, se adaptasen al nuevo Reglamento. Con ese margen de tiempo ya cumplido, el pasado 25 de mayo de 2018 se hizo oficial la aplicación obligatoria del nuevo RGPD en los países de la UE. Aunque muchas personas e incluso empresas todavía no tienen muy claro en qué cambia la Protección de Datos con el nuevo Reglamento, hay que destacar algo por encima de todo: “Ahora las personas deben de dar su consentimiento inequívoco y explícito para el uso de sus datos por parte de la empresa, y esta debe de ponerse en contacto e informar debidamente del uso que va a hacer de los mismos, además de renovar el consentimiento otorgado según la antigua norma”, según explica Abel Loeches de Akela.

Ese es uno de los motivos por los que en los días previos al 25 de mayo, los usuarios han recibido cientos de emails de distintas empresas, entidades, organizaciones, etc. donde se les pedía su consentimiento además de informarles de manera clara y concisa sobre los tratamientos de datos que realizan, por qué y para qué.

Las nuevas obligaciones para las empresas

El nuevo RGPD trae consigo una serie de obligaciones para las empresas y profesionales, en especial las dedicadas al sector del marketing digital. Pero antes de nada, si no estás seguro sobre cuáles son los requisitos del Reglamento y como llevarlos a cabo, Akela te asesora debidamente para cumplir con el nuevo RPGD y evitar así las duras sanciones administrativas por el incumplimiento del mismo. Una vez informados y con las cosas claras, la primera obligación del RGPD para cualquier empresa es ponerse en contacto con todos sus contactos para informarles sobre el tratamiento de sus respectivos datos. Es decir, deben de explicarles qué van a hacer con sus datos, quién trata los datos, cuánto tiempo los van a conservar, a quién se los van a comunicar y cuáles son sus derechos. Todo ello de manera muy directa y clara.

De este modo y según el nuevo Reglamento, las empresas que realicen email marketing para llegar a sus clientes deberán obtener de ellos el consentimiento de forma libre, específica, informada y que no presente ambigüedad. Otra obligación tiene que ver con los niveles de seguridad aplicados a las bases de datos de las empresas según su actividad o sector, siendo estos básicos, medio y alto de protección. De ahora en adelante existirán dos categorías genéricas, una de datos personales y otra de datos especialmente sensibles. También será obligatoria la figura del Delgado de Protección de Datos, aunque según en qué casos. Otro cambio visible será el doble opt-in, o lo que es lo mismo, cuando la empresa quiera conseguir datos por medio de un formulario de contacto, además de incluir la pestaña de consentimiento del tratamiento de datos deberá enviar de manera automática un email para confirmar dicha suscripción por medio de un enlace. Por último, en cada correo que se envíe a un usuario debe de reflejarse claramente la posibilidad de darse de baja de la suscripción mediante un enlace visible.

¿Cómo afecta el nuevo RGPD en el email marketing?

Todo el revuelo montado alrededor del nuevo RGPD, debido a las obligaciones que trae consigo para las empresas, supuso una especia de “mala prensa” para un Reglamento que, en el fondo, lo único que busca es dar a los usuarios un mayor control de sus datos personales, ampliando sus derechos a decidir cómo quieren que sus datos sean tratados y cómo quieren recibir información de empresas, compañías, entidades, etc.

Aunque de primeras esto puede parecer una serie de limitaciones disuasorias para las empresas que trabajan mediante el email marketing o envío de emails, precisamente sucede todo lo contrario. Con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, las empresas se verán favorecidas gracias a que manejarán bases de datos menos voluminosas pero mucho más efectivas, y centradas en usuarios que realmente quieren y demandan su información, siendo también una manera de captación y fidelización de clientes.

Fotos: Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 15 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.