Ansiedad y sus síntomas

En la actualidad vivimos en una sociedad donde el estrés, los problemas, las fobias o los malos hábitos están a la orden del día en las personas. En la mayoría de los casos estas situaciones derivan en ansiedad, una reacción natural de nuestro cuerpo que nos hace mantenernos alerta ante cualquier tipo de riesgo o amenaza, y estar preparados para evitar que se esta se produzca. La ansiedad como tal no representa ningún problema de salud, simplemente es un mecanismo adaptativo y natural, sin embargo en algunas personas funciona de manera alterada produciendo desórdenes en su salud

Sentir ansiedad por determinadas situaciones que se pueden dar a lo largo de la vida es lo más normal del mundo. Sin embargo, hay personas que padecen trastornos derivados de la ansiedad con frecuencia, sintiendo una preocupación excesiva y un estado de nerviosismo casi persistente que las lleva a ser temerosas con todas las situaciones de la vida diaria, incluso las más comunes. En algunos casos estos episodios pueden llegar a ser de ansiedad intensa y miedo o terror, pudiendo dar lugar en solo unos minutos a una crisis de ansiedad o ataque de pánico. Estos ataques se suelen dar en personas que padecen trastornos de ansiedad generalizada o trastornos por fobias específicas. La sensación constante de ansiedad y pánico se convierte en una losa para quienes la padecen y no han intentado tratar o paliar estos síntomas, interfiriendo en las actividades de su vida diaria, familiar y laboral.

Los principales síntomas de la Ansiedad

Los síntomas o signos principales y más frecuentes que se dan en las personas que padecen de ansiedad son varios.

La sensación de nerviosismo, tensión o agitación son los síntomas por antonomasia de la ansiedad en cualquier persona, pero una que padezca trastorno de ansiedad puede ver acrecentadas estas sensaciones con un sentimiento de peligro próximo o fatalidad. Este sentimiento de pánico se puede manifestar con el aumento de la frecuencia cardíaca, respiración rápida que puede dar lugar a una hiperventilación, sensación de presión en el pecho, sudoración excesiva y temblores que acaban provocando en la mayor parte de los casos un ataque de ansiedad.

Otros de los síntomas de la ansiedad son la debilidad o cansancio, problemas para dormir, problemas gastrointestinales, sensación de preocupación permanente y desconcentración entre otras. También existen varios tipos de trastornos de ansiedad, como pueden ser la agorafobia, ansiedad generalizada, a causa de una enfermedad, trastorno por separación, trastorno de pánico, fobia social, fobias específicas o el mutismo selectivo.

Los mejores remedios naturales para combatir la ansiedad

Está claro que los trastornos provocados por la ansiedad son un problema importante para quienes los padecen, condicionado casi totalmente su día a día y repercutiendo negativamente en su salud. Pero pese a la importante afección de sus síntomas, no es algo que no tenga cura o remedio, si no todo lo contrario. Lo principal y primordial es acudir a nuestro médico de cabecera, para recibir un diagnóstico que explique por qué está producida esta ansiedad y si debe de requerir tratamiento.

Una vez estemos diagnosticados médicamente, existen varios remedios y pautas que podemos practicar de manera segura junto con las terapias médicas convencionales:

Realizar ejercicio para quemar la energía ansiosa, ejercicios de meditación y relajación, escribir, pasar tiempo e interactuar con animales, consumir té de infusiones como manzanilla, tila u otras hierbas relajantes siempre bajo la supervisión médica, aprender a gestionar nuestro tiempo o incluso escuchar música son algunos de los mejores remedios naturales contra la ansiedad y sus trastornos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + catorce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.