Demandar no es declarar la guerra

Pascual Ortuño Muñoz, un magistrado de 67 que defiende la mediación como mejor método de resolución de conflictos, fue entrevistado por Confilegal, que publicó el texto el pasado día 20 de octubre. Para responder a una de las preguntas planteadas, indicó que “la demanda es una declaración de guerra donde hay que echar toda la carne en el asador y en consecuencia se lanza el impulso de la espiral del conflicto, que va aumentando como una bola de nieve”.

Hay que destacar que la afirmación de Pascual Ortuño Muñoz es bastante inexacta, ya que demandar no es declarar la guerra. Los trámites procesales permiten la adopción de un acuerdo o el sometimiento de las partes a la mediación para terminar con un proceso, conforme a los artículos 415 y 443 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Si las partes manifestasen haber llegado a un acuerdo o se mostrasen dispuestas a concluirlo de inmediato en la fase de preparación del trámite de práctica de las pruebas, podrán desistir del proceso o solicitar del tribunal que homologue lo acordado, para que se produzcan los efectos atribuidos por la ley a la transacción judicial y podrá llevarse a efecto por los trámites previstos para la ejecución de sentencias y convenios judicialmente aprobados. Las partes podrán también llegar a un acuerdo para solicitar la suspensión del proceso para someterse a mediación.

Hay que tener presente que todos tienen derecho a obtener la tutela judicial efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos sin que, en ningún caso, puedan sufrir indefensión, conforme al artículo 24 de la Constitución. Por ese motivo, hay que fomentar la mediación, pero sin demonizar la litigación.

La mediación puede llegar a ser muy útil como mecanismo de resolución de conflictos. Sin embargo, su ámbito de aplicación efectiva no es tan amplio como muchos piensan y, en muchas situaciones en las que puede utilizarse, no es posible aprovecharla con total eficacia, de modo que nunca se deberá que descartar la posibilidad de presentar una demanda que, en cualquier caso, podría servir como elemento para impulsar un acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 18 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.