El Convenio RFEF-Liga llega. La discordia crece. Por Augusto César Lendoiro

Lo presumía en mi artículo anterior, pero hoy lo afirmo: Javier Tebas parece decidido a “suicidarse”. Asegurar que “el partido Girona-Barcelona se jugará en Miami sí o si”; que “nadie puede recuperar lo que no es suyo”, en referencia a las fechas y horarios de los partidos, y que “Rubiales mendiga sponsors”, es como lanzarse al precipicio sin parapente.

La situaciòn me recuerda al dueño de aquel loro que, después de haber insultado de forma soez a la azafata y al sobrecargo, escuchó al comandante de la nave decir : “¡Arrojen al loro al vacío!” Al oirla el dueño del pájaro salió en su defensa de tan malas formas que obligó a que, de nuevo, tuviese que intervenir el comandante: “¡Lancen también al pasajero!” Ya en el aire, el loro se acerca a su compañero de viaje y le susurra al oído : “La verdad es que para no saber volar le echaste unos huevos…”
Luís Rubiales es el único que tiene alas en este vuelo y algo parecido le debe estar comentando a un Javier Tebas que parece vagar por el espacio futbolístico en busca de un paracaídas que le evite estrellarse, pero, salvo un brusco cambio de rumbo, le va a ocurrir como al dueño del loro, que, más que tomar tierra…se la comió toda.
Con esas frases agresivas el Presidente de la LFP ha declarado la guerra a la FEF, cuando apenas cuenta con un tirabalas. Nada juega a su favor. Si en el “caso Miami” ha ido de farol, en el “Caso Convenio”, que ya está ahí, el viento tadavía sopla más fuerte en su contra. Se ha metido en un callejón sin salida que, si la Federación lo aprovecha, le va a obligar a enarbolar “bandera blanca”, en busca de un alto el fuego que le permita poder negociar, si no quiere verse obligado a aceptar una rendición sin condiciones.
No ofrece duda que se está poniendo en peligro el crecimiento económico de los derechos televisivos de los clubs, en beneficio de la Federación. Rubiales tiene claro que va a ganar, y se está ganando la calle, como buen sindicalista, montando una una “caja de resistencia” en solidaridad con el fútbol aficionado. Luís conoce perfectamente el potencial económico de LaLiga y Tebas sabe que, si quiere “delegaciones”, tiene que ir preparando un montón de millones.
Por eso yo insistía en la necesidad de sacar a tiempo “bandera blanca”, abandonar la prepotencia, y poder negociar en cierta igualdad. Después sería tarde. Pero, por desgracia para LaLiga, es muy difícil que Tebas dé marcha atrás y ese “sostenella y no enmendalla” le costará a los clubs una buena parte del aumento futuro del botín televisivo.
El Presidente de la patronal debe reconocer haber cometido dos graves errores: ha firmado en EEUU lo que no debía y ha comprometido para el próximo trienio lo que no era suyo. Ha vendido la televisión futbolística al alza, en base a unos días (viernes y lunes) y unos horarios sobre los que no sólo no tiene derechos, sino que el propietario legal de los mismos anuncia que piensa recuperarlos el próximo 30 de junio … salvo, diría yo, que el precio y las condiciones sean muy de su agrado.
A Tebas le ha podido, no es la primera vez, el titular llamativo -“10.000$ a que se jugará sí o sí en Miami”, “Rubiales mendiga sponsors”…- y eso se paga. Mi madre, cuando yo decía algo que no debía, me recordaba el rico refranero castellano : “El que tiene la lengua aguda tiene que tener la costilla dura” … y LaLiga ya está rompiendo la hucha para ingresar en la “caja de resistencia”.
Sabe que ahora enfrente tiene, con cierta necesidad de dinero, a un Luís Rubiales -pronto Javier echará en falta a un Ángel Villar que huía de la pelea en prensa por respeto al fútbol- que no rehuye el cuerpo a cuerpo, porque es su hábitat natural, y que nunca evitará la pelea mediática, porque le gusta. Una pelea para la que creo ha fichado un telonero de lujo, al que no conozco, su Secretario General, que le allanará el camino, telonero del que carece Tebas, simplemente porque no lo quiere tener.
Si la FEF acierta, y lo tiene fácil, LaLiga encajará una goleada de escándalo debida a su estrategia suicida. Javier Tebas, a quien valoro mucho más de lo que pueda parecer, me tiene muy despistado últimamente, porque está cometiendo errores de principiante. Conociendo el temperamento de Luís Rubiales, y después de tener que pedir disculpas por anunciar el partido de Miami para lo que no tenía competencia y de firmar la venta de televisión para un trienio para el que carece de derechos, no se le ocurre otra cosa, para “arreglarlo”, que mofarse ante un pleno de periodistas con una frase demoledora : “El Presidente de la Federación va por el mundo adelante mendigando sponsors y no consigue ni uno”.
Se hace difícil entender esas palabras de Tebas conociendo, como conoce, con quien se va a tener que jugar, nunca mejor dicho, los cuartos. Seguro que por ese intento de humillarlo, Rubiales, más que pasarle una buena factura, le meterá un auténtico “cañonazo”. Lo recibirá con una sonrisa forzada, entre pícara y burlona, le dará la mano y le dirá parodiando malamente a Bécquer. “¿Me preguntas si tengo sponsors?” Y, sin darle tiempo para responder. lo rematará con un lacónico “Javier, ¡Mi sponsor …. eres tú!”
Augusto César Lendoiro
Ex-Presidente del R.C.Deportivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.