Guía Técnica sobre como tirar por la borda tres puntos. Por @xalomonte

Literalmente, se podría decir, que el partido visto en el día de hoy se podría considerar una guía técnica o un manual sobre como desperdiciar tres puntos o lo que es lo mismo, como tirar un partido que tenías ganado por creerte más de lo que eres.

Y es que llegaban al partido un Depor intratable en casa y un Numancia que aun jugando bien al fútbol, le cuesta mucho sacar adelante los partidos fuera de su estadio. Y siguiendo el guión descrito empezó el partido con el Depor creando peligro y el Numancia controlando el balón y el juego, pero sin ningún tipo de profundidad o peligro. Empezaba el Depor con Borja Valle arriba con Quique, y con el centro del campo de los últimos partidos, con Mosquera, Edu y Vicente Gómez llevando la modular.

Y el guión escrito para el partido empezó a coger forma en una buena jugada herculina que culminó en un rebote que le quedó botando a Expósito y que reventó con su pierna izquierda para poner el 1 – 0 en el marcador y llevar la alegría a la parroquia deportivista. Sin merecerlo por juego pero si por efectividad (cómo es habitual en este inicio de liga) nos poníamos por delante. Esto hizo que el equipo numantino se echara un poco hacia arriba e intentara meternos miedo, pero sin conseguirlo en ningún momento. Llevaba el Numancia el control del partido, mientras el Depor esperaba tranquilamente una contra con la que cerrar el partido, que llegó siguiendo el guión escrito finalizando la primera parte en un grave error del Numancia, que cedió atrás al portero sin tener en cuenta que Borja Valle estaba en la zona. Recogió el balón el delantero deportivista, y definió perfectamente ante el portero, en lo que se convirtió en el segundo gol del Depor y definía el guión escrito, partido en Riazor, victoria segura.

Pero llegó el descanso, y el Depor decidió como bien dice el titular de la crónica, dar una lección de cómo desaprovechar una ventaja de dos goles, y tirar a la basura un partido que tenía ganado y que nos llevaba a asaltar el liderato. Salimos dormidos, dejando que el Numancia nos encerrara en nuestro área, sin que el balón dos durara más de tres pases seguidos y con la cabeza en que ya llegaría nuestro tercer gol por inercia.

Pero el Numancia vio la debilidad de nuestro equipo y empezó a encerrarnos en nuestro área y cada vez con más peligro. Avisó con dos tiros bien sacados por Dani y con un cabezazo que se estrelló en el larguero, pero a la cuarta consiguió el premio en otra falta botada dentro del área que se introdujo en la portería blanquiazul tras rozar Dani y tocar en el palo. 2 – 1 y tocaba arreón deportivista, pero no supimos hacerlo. Seguía el Numancia presionando y con peligro, y ya se mascaba en el ambiente lo que iba a suceder. Y eso que tuvimos una gran ocasión en una gran jugada del equipo (la única en la segunda parte) en la que Quique cedió atrás para que Bóveda sólo delante del portero echara el balón arriba incomprensiblemente.

Un espejismo, tras el cual llegó el mazazo del empate. La permisividad del equipo entero en defensa que permitió filtrar un pase desde tres cuartos, que remató el interior derecho del equipo numantino ante Dani y que culminaba el despropósito general del partido. Desde aquí hasta el final del partido y para finalizar la guía, ni siquiera tuvimos un arreón final donde se permitiera ver algo de garra para intentar llevarse los tres puntos. Mención aparte los cambios, sin ningún tipo de variante táctica (siempre hombre por hombre) y con la retirada de Carles Gil cuando necesitábamos mantener el balón.

En este tipo de partidos así como en el de la semana pasada en Majadahonda, es donde se pierden los ascensos. Esperemos haber aprendido la lección.

FORZA DEPOR

foto cova rey cintolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 16 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.