Tino Fernández: Pocos insultos para tapar tres millones

En la reciente Junta General del Deportivo (28.11.18), el candidato a la Presidencia Miguel Otero formuló, de manera extremadamente correcta y respetuosa una sencilla pregunta: si las comisiones de los representantes de los jugadores son del 5% y eso supone unos 2 millones de euros ¿De donde salen  los 5 millones de euros que figuran en las cuentas? O dicho de otra manera ¿A donde han ido los 3 millones de exceso que figuran en las cuentas para esta partida?

Esta es la pregunta.

No tiene ninguna complicación.

Se contesta como se quiera y se cumple el trámite.

Digo que se contesta como se quiera porque el que se define a sí mismo como el “el rey de la transparencia” y que ha ocultado a los socios el convenio de Hacienda, las condiciones del préstamo con Abanca, el precio de la venta del nombre del estadio (Abanca Riazor), la ampliación de capital, etc. también ha suprimido de las Juntas el derecho de réplica social o indirecto que consiste en que un socio pueda replicar la explicación dada a los socios que le han precedido en su intervención.

Pero ante la pregunta del señor Otero, el señor Fernández “el Transparente” perdió por completo los nervios, los papeles, la compostura y, desde luego, la vergüenza, pero sobre todo perdió definitivamente “la transparencia” porque donde hay que ser más transparente es en la gestión del dinero ajeno.  Y en este caso, esta claro que la transparencia ha brillado por su ausencia..

En lugar de contestar algo tan sencillo como a donde habían ido los 3 millones por los que un socio en su legítimo derecho (para eso se celebran las Juntas) le interpelaba (insisto, de forma sumamente correcta), lo que hizo fue romper el sistema de respuesta establecido por él mismo, para insultar, con tono y actitud de gran crispación, al señor Otero llamándole sinvergüenza, mentiroso, enfermo y estar mal de la cabeza. Bien, el señor Otero es, según “el Transparente”,sinvergüenza”, “mentiroso”, “enfermo” y “esta mal de la cabeza”, pero ¿Dónde están los 3 millones? A eso no ha dado respuesta ¿Por que? ¿Es que le “han pillado con el carrito de los helados”?.

Tres (3) millones son mucho dinero para taparlos solo a base de insultos. Hace falta algo más que insultos para tapar ese agujero. Hacen falta respuestas. Y eso obliga a pensar que la falta de respuesta es una  respuesta muy sospechosa.

Afortunadamente, en este caso, la búsqueda no parece muy complicada pues si realmente esos 3 millones que faltan se pagaron a representantes de jugadores no es muy complicado requerir a esos representantes para que aporten los justificantes de las cantidades que recibieron y por las que habrán cotizado

Si los justificantes de los representantes coinciden con la cantidad que figura en las cuentas resultaría que el señor Fernández “el Transparente”, que para el papanatismo mediático es un mago de las finanzas cercano a Amancio Ortega, habrá pagado en comisiones nada menos que el 18% del presupuesto, cuando lo normal en todos los equipos (incluido el Deportivo en los últimos años) es el 5%, con lo cuál merecería, sin duda, un claro voto de castigo en las elecciones que se celebrarán, si prospera la reclamación judicial pendiente (fijada para el 15.1.19) presentada por el señor Otero contra la vergonzosa manipulación de las delegaciones de representación. realizada por el señor Fernández “el Transparente” para impedir o evitar la Convocatoria Electoral reclamada por el señor Otero.

Pero si los justificantes del cobro de sus comisiones que aporten los representantes no justifican la falta de los 3 millones, entonces el señor Fernández “el Transparente” tendrá que pasar por las “horcas caudinas” del Juzgado y afrontar un delito societario de nada menos que 3 millones de euros.

Ha dedicado cuatro años a acusar de un delito societario al señor Lendoiro y a quien esto escribe, sabiendo perfectamente que su acusación era falsa. Y todavía en la misma Junta no tiene la decencia de reconocerlo y (en palabras de la prensa adicta) afirmó que “todas las irregularidades quedaron demostradas”.callando vilmente que ni el señor Lendoiro ni el abajo firmante se han llevado un solo euro del Deportivo, porque eso no solo  también quedó demostrado sino que fue la causa principal del archivo de su infame acusación, y sin embargo no lo dice, lo oculta. Y ahora estamos hablando de 3 millones de euros que no son simples irregularidades contables derivadas de criterios discrepantes (el valor de la plaza o de la plantilla) ni artificios tributarios (bases fiscales negativas), sino de la posibilidad de que esos 3 millones “se los hayan llevado calentitos”.

Sería paradójico, pero al propio tiempo una expresión de suma justicia, que el señor Fernández “el Transparente”  tuviera que “comerse” la pena de cárcel que buscó tan afanosa como falsamente para el señor Lendoiro y para quien esto escribe.

Si eso llegara, no solo tendrían que ir a la cárcel el señor Fernández “el Transparente” y los miembros de su consejo; también tendrían que ir los presuntos beneficiarios de al menos parte de esos 3 millones una vez debidamente identificados. Hay sospechas aún sin confirmar de que esos 3 millones convertidos en “fondo de reptiles”, se destinaron al menos en parte a pagar a los corifeos de la prensa, que se dedican con empeño digno de mejor causa a cantar (con la letra que les facilita el propio señor Fernández “el Transparente”)  las excelencias de éste, mientras un “pequeño detalle”, como es la falta de 3 millones de euros (nada menos que el 10% del presupuesto) se les pasa totalmente inadvertido. Es una línea de investigación que no se puede descartar, porque tanta “adhesión inquebrantable” y tanta unanimidad no puede explicarse solo por la simpatía que derrocha el señor Fernández y mucho menos por los desastrosos resultados deportivos (descenso a segunda) y de gestión (venta de Andone en 5 cuando lo pudo hacer en 20, etc.). No queremos adelantar acontecimientos. Allá veremos lo que resulta  de las explicaciones que se den (y que no se dieron donde había que darlas que es en la Junta) y, en su caso, de las  diligencias judiciales que se practiquen, si se llega a ello, porque a lo mejor los 3 millones acaban apareciendo.

Desde luego, solo a base de insultos no van a aparecer.

Hace falta algo más que insultos para tapar un agujero de 3 millones de euros.

Permanezcan atentos a la pantalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.