¿Todos los hijos son iguales?

 

 

María Isabel Blasco Robert

Abogada en A Coruña

Hoy planteo una situación dura para las segundas parejas / esposas que inician una nueva relación con padres condenados por violencia de género o simplemente divorciados o separados con hijos de una anterior relación y a los que deben seguir abonando la pensión de alimentos.

El problema se plantea cuando en la segunda relación tienen un hijo que se ve desfavorecido porque su padre debe seguir abonando la pensión de alimentos a los primeros y cuando intenta ese padre desesperado acudir a juicio para rebajar el importe de pensión de alimentos que paga a los primeros hijos normalmente no se le concede porque los segundos hijos han sido voluntarios y la culpa la asume él al haberse metido en esta situación.

Podemos llegar incluso a plantearnos el caso de una mujer casada con un hombre en segundas nupcias con bienes gananciales y que ingresando su nómina en la misma cuenta puede llegar a ser embargada para pagar la pensión de alimentos de los hijos de la pareja anterior de su actual marido.

Y sin ánimo de encrudecer la situación, debemos conocer que hay sentencias que consideran que, aunque son hijos de un mismo padre, pero no de la misma madre, no facilitan la relación entre los hermanos, puesto que si la primera madre se opone será complicada la relación entre los considerados inicialmente hermanos.

Si a esta situación le añadimos el uso y disfrute de la vivienda por la expareja y los hijos de ésta, el exmarido termina abonando la hipoteca al completo o mitad, pensión de alimentos de los hijos y si la expareja tiene concedida una pensión compensatoria se ve completamente arruinado con pocas posibilidades de cumplir con las obligaciones pecuniarias si tiene otro hijo con su nueva pareja.

Poco a poco las leyes van cambiando y se van adaptando a la nueva situación, dictándose nuevas sentencias. El problema viene con las que fueron dictadas años atrás que contemplaban una situación diferente a la que se va viendo hoy en día.

De hecho, algo que llama la atención es la dificultad hoy en día para que a una ex pareja le concedan una pensión compensatoria de carácter vitalicio.

Para su concesión, son varios los requisitos que deben cumplir, debiendo tener en cuenta el desequilibrio económico que se produce en la pareja después del divorcio, la vida laboral, el tiempo que ha dedicado a la casa y a los hijos, tiempo de duración del matrimonio, edad, estado de salud, etc…

En cualquier caso vemos el cambio que se está produciendo. Quizás no tan rápido como algunos desearían pero al menos algo se mueve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.