A la ultraderecha y la derecha ultra nos “sorprenden” con “violencia intrafamiliar” y “violencia familiar”

Estábamos en pleno debate sobre la denominación de la violencia ejercida por los hombres contra las mujeres, que si violencia de género, que si violencia machista, y apareció la ultra-derecha para llamarle violencia intrafamiliar, apareció la ultraderecha para condicionar el léxico del Partido Popular que ahora juega con la denominación  “violencia familiar”

La violencia de género es la ejercida desde un género hacia el otro, la violencia machista la ejercida desde los hombres hacia las mujeres, y la familiar o intrafamiliar es, o sería, la ejercida dentro del seno familiar, por lo tanto si la lucha es contra la violencia ejercida por los hombres contra las mujeres estaremos hablando inexcusablemente de violencia machista
Los datos son inapelables, en España hay una violación cada 4 horas, todas ellas de hombres a mujeres, y consultada la Fiscalía General del Estado se puede apreciar que el porcentaje de denuncias falsas por violencia machista es del 0,01%. Entre 2009 y 2016 las condenas por denuncias falsas fueron 79, frente a las 1.055.912 denuncias por violencia de género presentadas en esos ocho años, las cifras no mienten, los datos son clarisimos, la conclusión contundente: “la ultraderecha quiere erradicar la ley de violencia de genero porque es una ideología machista”
El gobierno destina 200 millones de los 451.000.000.000 millones de los presupuestos generales del Estado a la lucha contra la violencia machista, el 0,0044% del presupuesto. Por lo tanto si observamos con atención los datos y no las opiniones tenemos que:
-0,01% de denuncias falsas de mujeres
-0,0044% de gasto público
Ante los datos la realidad es que la ley contra la violencia de genero no ha sido todo lo eficaz que debiera porque la inversión es insuficiente, muy insuficiente, todo lo contrario a lo que dicen los de la ultraderecha, y respecto de las denuncias falsas se puede apreciar que son una excepción, por lo que lo que debemos hacer es invertir más, y mejorar los procedimientos, nunca eliminar una ley completamente necesaria aunque muy mejorable
Si pasamos al concepto social deberíamos entender que la ley debe ser equitativa y no igualitaria, nunca podrá ser justa una ley que busque igualar seres desiguales, la ley debe buscar ser lo más justa posible, pero inexcusablemente debe proteger al débil, debe crear mecanismos de protección favorables a quien más lo necesita, aunque esto suponga algún caso aislado de injusticia
Más de 45 mujeres asesinadas por sus parejas o ex-parejas en el año 2018, 51 en el 2017…en total desde el 1 de enero 2003 cuando se comenzó a contabilizar van 972, por contra entre 2003 y 2018, murieron aproximadamente 130 hombres a manos de sus ex-parejas mujeres, una diferencia muy considerable, mas aun si la extendemos a agresiones físicas y aún más a violaciones
La machista ultraderecha persigue el sometimiento de la mujer como hizo en España en época de Franco, las quieren dóciles y sumisas, prestas para lavar la ropa y atender los hijos, en casa y sin trabajo, las quieren tal como las define la Iglesia machista y pederasta católica, para ejercer su función de procrear y cuidar de la descendencia, y ante tamaña aberración social que nos devolvería a la prehistoria debemos decir no, debemos decir basta, debemos decir…”las queremos libres e iguales”
Carlos Armada
Portavoz Xuntos Actúa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.