Circular en patinete a motor está causando alarma social

María Isabel Blasco Robert

Abogada en A Coruña.

Últimamente hemos oído que la utilización de este medio que algunos usan para desplazarse está causando alarma social, puesto que se ha convertido en un peligro para los viandantes.

Al fin y al cabo es como el que va en bicicleta, alcanza una velocidad al que no llega el que camina, y puede ser causa de atropello y por ese motivo terminar causando lesiones, o incluso un desenlace peor, el fallecimiento en niños de corta edad o personas mayores al provocar una mala caída. De hecho, hace relativamente poco tiempo falleció por causa de un atropello con patinete una anciana de 82 años.

 Estos patinetes a motor deben circular por el carril bici que para eso han sido habilitados en las ciudades y no por las aceras por donde caminan las personas a pie de manera habitual.

 Y nos preguntaremos, ¿qué velocidades pueden alcanzar estos artilugios? Pues entre 20 y 30 km/h.

 El problema que tenemos es que al ser un patinete aunque sea con motor no está regulado su uso, puesto que no se ha legislado sobre ello, así, no se ha determinado una edad mínima para su uso, no existe autorización administrativa para poder usarlo, y tampoco se controla su zona acotada de uso.

Quizás algunos Ayuntamientos han redactado algunas ordenanzas municipales sobre su uso o alguna instrucción de la DGT, pero en realidad poca regulación.

Y la pregunta del millón, ¿si me atropellan y me pasa algo, qué puedo hacer? Pues reclamar la responsabilidad civil y solicitar una indemnización económica. Pero para ello, deberé averiguar primero quién es el propietario del patinete y quién lo conduce, si es alquilado y propiedad de una empresa a la que podremos demandar y averiguar si dispone de un seguro de responsabilidad civil, o si es de uso particular y privado, y quien lo conduce es un menor o mayor de edad. Planteémonos incluso que alguien podría tenerlo asegurado mediante un seguro de hogar, en fin, cuestión de averiguar e indagar.

Esperemos tener suerte y que esos patinetes no nos aborden por la calle. Al fin y al cabo siempre es mejor evitarnos problemas, aunque muchas veces llegan a nosotros sin esperarlos. Así que defendámonos!!

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.