La lista de Bea Mato

La candidata del Partido Popular a la Alcaldía de A Coruña, Beatriz Mato, recorrerá en su “carromato” los barrios de la ciudad, con la intención de recuperar la vacante que dejó Carlos Negreira en María Pita. Para conseguirlo, no solo es visitar  e interesarse por los problemas vecinales, sino que deberá formar un grupo electoral que enganche al coruñés a la hora de emitir su voto. Bea Mato, matona políticamente y con carácter,  está aplicando el viejo refrán, “Renovarse o morir”, no quiere quedarse en la mitad de la mar al vaivén de las olas. Ganar o nadar. En su tripulación pocos grumetes de la anterior candidatura, a los amortizados ya les dio aire, prácticamente tiene cerrada la lista electoral, aunque de momento, se le resiste el número dos.

A casi cuatro meses para las elecciones, Mato trabaja para que ese número dos tenga gancho electoral, con un perfil amplio en todos los sectores profesionales, económicos y sociales de la ciudad. Son varias las personas de reconocido prestigio que han rechazado la invitación, tiene que ser un hombre. El objeto de deseo de la candidata Mato, es Constantino Fernández, reconocido hombre de negocios coruñés, con proyección internacional, presidente de ALTIA y presidente del RC Deportivo de A Coruña. Hace cuatro años fue tentado por Carlos Negreira, para ir de número tres en su lista, rechazando la invitación, aunque ayudó al PP con elementos tecnológicos que puso a disposición del candidato y Partido.

Se va Mourelo a pacer en praderas celestiales. Queda manco políticamente y la guerra no la hará a patadas, es el primer concejal que deserta públicamente del acta del Partido Popular que le han dicho nones Sr. Mourelo, ha recibido el cariñoso recado de la candidata, que no contaba con él para el nuevo proyecto. La elegancia es como el verso de Machado. “Caminante no hay camino, se hace camino al andar” Mourelo se va cojeando contra el Partido, “andó” diez años y al final……

Beatriz Mato desea renovar la lista del cambio con personas vírgenes políticamente en gestión municipal, salvo contadas excepciones, entre ellas Rosa Gallego. Por cierto, según mi parecer, un perfil no muy político, pero sí técnico, supo defender las convicciones populares en la oposición, hacerles frente con valentía y argumentos a Xulio Ferreiro y a su equipo de gobierno.

Entiendo que la lealtad a ideales y personas debe ser total, algo que en política cuando pesan más los intereses personales que los de los ciudadanos, se quiebra. El personaje o personajes que varían de veleta, no merecen el respeto de los votantes.

Estamos asistiendo al bochornoso espectáculo de personajes apartados por sus partidos para oxigenar listas electorales, que se resisten a irse para casa, creando agrupaciones electorales o cobijándose bajo paraguas de otros partidos, porque en los que militaban, los consideran amortizados.  ¿Qué credibilidad puede tener un candidato cuando hace dos días militaba en otro partido? Ante tal situación, los ciudadanos nos preguntamos, si ser concejal es realmente un “chollo”.  Algunos tipos hacen de la política su “trabajo temporal” atrincherados en los beneficios que reporta ser concejal, importándoles más su bolsillo a fin de mes, ir de “jeta” a los espectáculos, presumiendo ante amigos de entradas para repartir, saraos, presentaciones y otras fiestas, que hacer políticas sociales, deportivas, culturales, etc.. Hay excepciones, como la concejala Pili Neira (PSOE), tiene que compensar su trabajo profesional con horas extras para no perder poder adquisitivo, por dedicarse a trabajos propios de representante del pueblo. Está siempre al servicio de todos, amante del deporte y fiel defensora del deporte femenino. Menos mal que hay muchas concejalas/es como Pili Neira y Rosa Gallego.

A Francisco Mourelo, al que considero buena gente, deportivista de corazón, no ha dejado de acudir al palco de Riazor gratis, por su condición de concejal, mientras que el actual Alcalde, va al estadio de Riazor a la grada de pipas. No entiendo que a pocos meses de la celebración de las elecciones municipales, al no tener cabida en la lista del PP, el bueno de Mourelo se vaya haciendo ruido, “decepcionado” con las políticas del Partido Popular. Se dio cuenta a cuatro meses de las elecciones. “Tatari corneta, Mourelo”. Creo que ha sido el concejal más fotografiado de los últimos diez años, salía en todas las fotografías que se hacían en el palco de Riazor, junto a la también concejala del PP, Mariel Padín,  “avisada” que no irá en la lista de Bea Mato. ¿Será la próxima en dejar el acta de concejal y diputada provincial del PP, con beneficios económicos en la Diputación de A Coruña?

Si, se va Mourelo, pero al contrario de la letra de aquella canción que tantas veces bailé, “te vas, para nunca más volver”, volverá  como buen ciudadano, cabalgando a lomos de un brioso corcel blanco, blandiendo en la derecha la lista que encabezará Chema Paz Gago, acompañado de algún exjugador del RC Deportivo de La Coruña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − diecisiete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.