La “Peña Pepe Guillín” rindió un homenaje al ex futbolista internacional coruñés Carlos Pellicer

Por Roberto L. Moskowich

La “Peña Pepe Guillín”, que tiene su sede en el Colegio de Los Salesianos, en la ciudad de La Coruña, premia cada año a un ex jugador de fútbol que haya pasado por el Real Club Deportivo de La Coruña.  Y este año se lo han dedicado el ex jugador internacional coruñés Carlos Pellicer Vázquez, a quien Pepe Guillín, presidente de la mencionada Peña, le entregó un regalo como recuerdo del referido homenaje.

Al acto, presentado por el periodista Alberto Torres, asistieron más de setenta personas, entre las que se encontraban: Dagoberto Moll, Granda, Pachi Dopico, Parodi, Ramón Mella, Carlitos Torres, Calín F. Barallobre, Beci, Luis “El chato”, Meilán, Luis Rodríguez Vaz, Gosende, etc.

Hubo un recuerdo para el ex jugador Machicha, fallecido recientemente, ya que era uno de los asistentes habituales a este encuentro de carácter anual. Carlos Pellicer fue un futbolista de clase excepcional, que al decir de mi buen amigo Ramón Mella (que estudió con él en la Calle del Sol, con María Ogueta, clase a la que también asistía Marisa, hija de Pancho Ríos Ramos, apoderado de Luis Suárez) es comparable a Luis Suarez, Amancio, Rábade, Veloso, Pahiño, Juan Acuña, Zubieta, Guimaraens, Fran, Amador, etc.

Nacido en La Coruña, el 12 de mayo de 1944, jugó en el Liceo de Monelos, Fabril, Real Club Deportivo, Barcelona, Valencia y Levante. Ha sido internacional nada menos que en 84 ocasiones, y aunque no está muy difundido su mote futbolístico era “Choliño”. Pellicer guarda especial y grato recuerdo de dos de sus entrenadores: Dagoberto Moll, el Deportivo, y Alfredo Di Stefano, en el Valencia, “que aunque tenía mala leche, era un fenómeno”.

Al igual que hicieron los ex deportivistas Andrés Pardo y Pepe Pousada, Pellicer estudió, además de jugar al fútbol. Médico Internista, estuvo en el Hospital de León y en el Juan Canalejo (CHUAC), dejando un excelente recuerdo, ya que era un magnífico profesional y de trato muy humano con sus pacientes. ¡Enhorabuena, querido amigo!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.