La suma de obesidad, desnutrición y cambio climático supone una grave amenaza global

Los sistemas alimenticios son responsables de entre el 25% y el 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Los expertos instan a las autoridades a fomentar una economía alimenticia más saludable

La suma de obesidad, desnutrición y cambio climático representa la mayor amenaza global, según un estudio publicado este lunes en la revista médica The Lancet, que propone nuevas formas de combatirlas en favor de la salud de la humanidad y del planeta.

Según el documento, a lo largo de las dos últimas décadas se han tratado por separado las tres pandemias, lo que ha desembocado en políticas estériles que ahora se pretenden revertir con nuevas medidas.

Una comisión formada por 43 expertos procedentes de 14 países ha concluido en este informe que es “clave” establecer un nuevo acuerdo global de sistemas alimenticios que “limiten” la influencia política de las grandes industrias alimenticias.

Los responsables han señalado que los líderes mundiales deben endurecer sus líneas contra los “poderosos intereses comerciales” y repensar los “incentivos económicos globales” para luchar contra la obesidad, la desnutrición y el cambio climático.

Para los autores del informe, estos tres problemas comparten “factores comunes” que conviven en el “tiempo y en el espacio”, lo que debe derivar en “soluciones compartidas”.

La alimentación también es responsable de los gases de efecto invernadero

Por ejemplo, explican que los sistemas alimenticios provocan, no solo la obesidad y la desnutrición, sino que también generan entre el 25 y el 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Debemos reconocer estas conexiones e implementar acciones triples que combatan todo simultáneamente”, ha afirmado la profesora de la City University de Londres Corinna Hawkes, una de las responsables del estudio.

Entre las medidas que propone el informe destacan establecer una convención marco de sistemas alimentarios equitativos y sosteniblesrestringir la influencia de la comida industrial mediante la reducción de incentivos económicos y movilizar a la sociedad civil para tomar partido por la salud.

Además, recomiendan reducir el consumo de carne roja mediante la subida de impuestos, mejorar los etiquetados de los alimentos, promover el transporte mediante infraestructuras e invertir en estrategias de mercadotecnia para promover la actividad física.

“Estas acciones deben combinarse con una economía más saludable”, agregó Hawkes, que consideró necesaria la colaboración de los legisladores y del sector privado para poder luchar contra estas tres grandes pandemias.

Fuente: RTVE.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.