RC Deportivo. Los tres puntos de oro de esta semana son un “regalo” para afrontar la hora de la verdad

En cinco días llega la primera final. Si, primera final hasta lograr el objetivo, el equipo a batir la próxima semana es el Almería. Estamos en plena carrera y hay que llegar a la meta entre los dos primeros, otra clasificación nos haría  ir a Pastoriza a ponerle una vela a la milagreira Virgen, como hizo en una ocasión, Helenio Herrera, que llevó a toda plantilla a “pasar por la piedra”.

Contra el Almería se tiene que ver un cambio de juego en el equipo, dejándose los jugadores la piel sobre el terreno de juego, que afinen el punto de mira para meter la bala en el fondo de la red del equipo contrario y no disparar con escopetas de feria. Tienen que llegar los goles que anime a los descreídos a engancharse a la dinámica de ilusión, para conseguir el ascenso directo, como se enganchan los vagones del ferrocarril.

Si, llego al ahora de la verdad, el ridículo ya se hizo contra Las Palmas. Un equipo que juega en su feudo, solo y escribo bien, solo, lanzó a puerta una vez en noventa y cuatro minutos, apaga y vámonos, el último que cierre la puerta. Ante ese panorama, el parón semanal que nos ha regalado tres puntos, supongo que será aprovechado por Carmelo, Natxo y su equipo de asesores, para corregir errores y buscar la tecla que afine el canto del gol.

Queremos ver contra el Almería esos cambios de ritmo, propuesta ganadora, ver a un equipo vivo sobre el terreno de juego, con valentía hacia la portería, con ganas de subir al primer toque, o sea, directamente. Estamos en A Coruña, los hijos de Hércules nunca han sido numantinos para ir hacia atrás cuando el rival empuja, es cuando comienzan desaparecer las ideas y se juaga al lorchazo.

Soy repetitivo y no me canso de decir que llegó el momento de jugarse el todo por el todo contra el Almería, el entrenador no puede fallar, no valen disculpas, tiene que poner a los jugadores que puedan resolver con acierto el partido. Contra los isleños ya es agua pasada, la que no mueve molinos debería que debería haber servido para ser el punto de inflexión, y van…… Lo que hay que mover son todos los recursos válidos y confeccionar un once con acierto, saber leer el partido, con cambios acertados que hagan olvidar la angustia que recorre el pecho de los deportivistas y no tener que volver a recurrir a las cuentas de la lechera. “Y si ganamos, sumamos tres puntos, Y si perdemos y ganan los de arriba?” O carallo, ganar y ganar.

En fútbol puede suceder todo, después del nefasto cese de Tito Ramallo, auspiciado por Carmelo y Albert Gil, de no ganar el partido contra el Almería, quedará patente que el cuerpo técnico ha agotado todos los recursos y se impone un cambio, pero un cambio real. Esta situación no quiero que se produzca, deseo que el Deportivo vaya como un cohete hacia Primera División.

Nadie puede sustraerse a lo visto en los últimos partidos, ni consolarse, como algunos acólitos tratan de vender, que los demás equipos pueden perder y así subir puestos. Especular a una docena de partidos para que finalice la Liga, solo los descreídos lo hacen. Dejar las milongas de si en este partido hubiese entrado aquel disparo de …o aquella circunstancia de otro equipo, no ha lugar, se acabaron todas las lamentaciones, solo vale sumar, sumar y sumar y en casa ganar aunque sea a “pedradas”.

La afición también nos la jugamos a una carta, con la ventaja que el partido se celebra en el estadio de Riazor. Los deportivistas nunca faltan a la cita, a pesar que este año muchos dejaron de ir a presenciar los partidos en directo por el pobre espectáculo que ofrecen los “artistas” sobre el terreno de juego.

foto cova rey cintolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.