Buteflika dimite como presidente de Argelia tras 20 años en el cargo

Hasta ahora el presidente argelino había estado protegido por una camarilla que ejercía de poder en la sombra. Ceden así ante los manifestantes que han protestado durante más de un mes para solicitar su dimisión y el fin del régimen

El presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, ha anunciado este martes oficialmente al Presidente del Consejo Constitucional su decisión de dimitir y poner fin a su mandato como Presidente de la República, según ha informado la agencia oficial argelina APS.

La decisión de Buteflika se conoce poco después de que el jefe del Estado Mayor del Ejército y viceministro de Defensa, el general Ahmed Gaid Salah, urgiera este martes a aplicar la solución “constitucional” para salir de la crisis que atraviesa el país, mediante la aplicación de los artículos 7, 8 y 102 de la Carta Magna, que permite inhabilitar al mandatario.

El Ejército ha dejado caer así a Buteflika, gravemente enfermo desde que en 2013 sufriera un derrame cerebral. Hasta ahora, el presidente argelino había estado protegido por una camarilla de las fuerzas armadas y por su hermano Said, quien para muchos argelinos es quien ejerce el verdadero poder en la sombra. De hecho, uno de los cánticos más repetidos durante las manifestaciones en las últimas semanas ha sido “El pueblo no quiere ni a Buteflika ni a Said”.

A partir de ahora, se abre un periodo de transición que debe ser tutelado por el presidente del Senado, Abdelkader Bensalah, quien deberá convocar elecciones presidenciales en un plazo de noventa días.

Con este movimiento, círculo del hasta ahora presidente formado por militares y políticos conocido como “Le Pouvoir” trata de contentar a los miles de manifestantes que han protestado durante más de cinco semanas para solicitar la salida del mandatario.

Los argelinos piden el fin del régimen

Sin embargo, los argelinos también buscan el fin del régimen, al que recriminan la corrupción y responsabilizan de la grave crisis económica nacional. Ahora queda la duda de si el denominado “clan Buteflika” cederá a la presión social y da un paso atrás, o si finalmente se quedará tutelando esta fase de transición.

La crisis que atraviesa Argelia desde hace más de un mes comenzó a dar un giro la semana pasada, después de que el jefe del Estado Mayor del ejército argelino, Ahmed Gaid Salah, propusiera la inhabilitación de Bouteflika, sugerencia que fue nuevamente rechazada el viernes en las calles.

Apenas 24 horas después, el general, uno de los más firmes apoyos del presidente y miembro de sus círculo más estrecho, redobló su apuesta y denunció una supuesta conspiración contra el Ejército por parte de “fuerzas extraconstitucionales” que no identificó.

En este marco, el domingo se dio el primero de los pasos hacia la renuncia de Buteflika: en otro decreto, la presidencia reveló la formación del nuevo gobierno de transición que ya no podrá ser renovado, y que lideran el exministro de Interior, Nouredin Bedaui, y el propio Gaïd Salah.
Una transición contra la que se ha expresado la calle en las últimas semanas.

Alegría en las calles por la dimisión de Buteflika

Bramar de claxones, vehículos decorados con banderas nacionales envueltos en música, y albórbolas (gritos de júbilo) han inundado este martes las calles de Argelia escasos minutos después de que se conociera la noticia de la renuncia del presidente Abdelaziz Buteflika.

En Argel, las plazas de la Grand Post y Audin, epicentro de las protestas que desde el 22 de febrero exigían la caída del mandatario, se han convertido en un hervidero de vehículos y familias, felices por lo que han considerado una victoria y un día históricos, pero cautos ante el futuro.

Un anuncio, que como han dicho a Efe esperaban desde que en 2013 un agudo derrame cerebral dejara al mandatario, de 82 años, postrado en una silla de ruedas, incapaz de viajar y hablar a su pueblo, al que apenas se podía ver en público.

Espero que signifique realmente un cambio, porque si su dimisión no supone un cambio a nivel del gobierno o si traen a otra persona que dirigirá el país de la misma manera significa que no avanzamos”, ha explicado a Efe Louisa, madre de tres niños.

Buteflika dimite como presidente de Argelia tras 20 años en el poder
Ciudadanos celebran la renuncia de Buteflika este martes, en una calle de Argel (Argelia). EFE

“Todos esperábamos que hubiera podido salir por la puerta grande anunciando su dimisión mucho antes. Personalmente le deseo buen restablecimiento y que descanse”, ha agregado antes de insistir en que su esperanza ahora es que haya un cambio radical y real“.

Más prudente se ha mostrado Taleb Zohir, funcionario en una empresa estatal, para quien la renuncia de Buteflika este martes no es más que un triunfo incompleto, pues en su opinión lo más importante es lo que va a ocurrir en los próximos días.

Es una victoria parcial. Todavía hay mucha gente que debe salir del poder. A Buteflika, si sigue con vida, le deseo una buena rehabilitación. No es culpa suya, sino de su entorno que le utilizó para sus fines personales”, ha señalado Taleb.

“Buteflika es un político al que siempre hemos apreciado. Sacó a nuestro país de la crisis, pero esta mafia, que estaba incluso en el Ejército, son delincuentes que han estado dirigiendo este país”, ha agregado.

Abdelaziz Buteflika dimite como presidente de Argelia
Ciudadanos festejan la dimisión de Bouteflika este martes, en una calle de Argel (Argelia). EFE

A su lado, en una pancarta larga, se ha podido leer “el pueblo pide a la justicia juzgar a la banda de ladrones”, mientras que varios han repetido la famosa expresión de “jeich chaab jawa jawa” (Ejército y pueblo hermanos).

Horas después de la renuncia, la televisión estatal argelina ha mostrado unas imágenes en las que Buteflika, visiblemente debilitado y vestido informalmente con una túnica blanca (kamis), entregaba su renuncia al presidente del Consejo Constitucional, Tayeb Belaiz.

Las imágenes son las primeras del mandatario desde que el pasado 11 de marzo regresara al país tras quince días ingresado en un hospital de Suiza y presentara su renuncia a la reelección para un quinto mandato.

Durante este tiempo, millones de argelinos se han manifestado cada viernes para pedir su renuncia.

Fuente: RTVE.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.