Las 5 averías más comunes en automóviles

Se acerca el verano y además de ser una época de sol, calor y vacaciones, es también el momento en el que se producen más averías en los automóviles. Te contamos cuales son las más comunes

Si hay una cosa segura en el mundo de los automóviles y que todos hemos vivido, es que en la época de primavera y verano es cuando más averías se producen en nuestros utilitarios. Esto tiene que ver con el uso prolongado que durante esas fechas estivales le damos al coche, con desplazamientos largos en poco espacio de tiempo sumado a la escasa previsión que en muchas ocasiones tenemos a la hora de revisar nuestro vehículo antes de iniciar un viaje.

Actualmente y según los datos en los rankings de las principales aseguradoras en España, son cinco las principales averías, de más o menos importancia, que sufren los vehículos del parque automovilístico de nuestro país.

La correa de distribución

Una de las averías más temidas por los conductores y también de las más frecuentes, que se rompa la correa de distribución. Esta pieza en apariencia tan sencilla, es la clave para que el motor de un coche funcione correctamente ya que sincroniza cigüeñal y árbol de levas para que las válvulas abran y cierren sin tocarse con los pistones. Esta es una avería muy común en ciudades grandes y con mucho tráfico como Madrid y zonas periféricas, por ello es importante encontrar talleres mecánicos de cambio de kit de distribución en tres cantos que nos solucionen un problema que, de primeras, deja a nuestro coche totalmente fuera de servicio.

Disco de embrague

Otro clásico en las grandes urbes. Y es que el uso prolongado y constante del embrague en las marchas más cortas, con paradas y arrancadas continuas, suele acabar con el disco de embrague excesivamente desgastado. Los primeros síntomas son los ruidos característicos de “rascar” en la caja de cambios al cambiar de marcha, que terminan derivando en la imposibilidad de meter marchas. Ahí es cuando no habrá más remedio que sustituir el disco de embrague.

Discos de freno

Aunque en principio se trata de algo relacionado con el mantenimiento, termina siendo una avería por no tomarnos la molestia de revisar los discos de freno. Además es una de las partes más importantes de un vehículo y en donde debemos de poner más atención, al ser un elemento de seguridad primordial para nosotros y el resto. Si el coche no frena bien o escuchas algún sonido o chirrido al frenar, debes de acudir inmediatamente a un taller para revisar los discos y las pastillas.

Bombillas fundidas

Una de las averías que está a la orden del día, ya que todos nos cruzamos habitualmente con vehículos que tienen una de sus luces fundidas, ya sean de posición, cortas, de frenado o intermitentes. Si nuestro automóvil tiene ya sus años, será más proclive a sufrir esas picos de tensión que pueden fundir en un momento dado alguna de las bombillas del coche. Lo bueno es que prácticamente al momento nos vamos a dar cuenta de esta avería en cuanto caiga la noche.

Tubo de escape

Se trata de una de las piezas que más expuesta está y que más sufre en cualquier vehículo. Por ella se expulsan los gases calientes que produce el motor y con el tiempo van agrietando el metal del tubo de escape, e incluso pueden acabar corroyéndolo afectando a otras piezas importantes como el catalizador. Los síntomas de las averías en los tubos de escape son claros, ya que producen un sonido estridente que, si no acudimos inmediatamente a un taller, puede acabar con nuestro automóvil sin poder circular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.