Buenos Aires. El quinteto de viento gallego Zoar ofreció este jueves en la FAGRA un concierto-homenaje al compositor exiliado en Buenos Aires Carlos López García-Picos

El quinteto de viento gallego Zoar ofreció este jueves en la Federación de Asociaciones Gallegas de la República Argentina (FAGRA) un concierto-homenaje al compositor de origen betanceiro y exiliado en Buenos Aires Carlos López García-Picos (Betanzos 1922 – Oleiros, 2009). Una figura imprescindible de la música gallega del siglo XX cuya obra regresó a la capital rioplatense de la mano de esta formación, con una exquisita interpretación de algunas de sus creaciones.

El inicio del concierto coincidió con una intensa lluvia en la ciudad capitalina, lo que obligó a retrasar unos minutos el comienzo del recital, pero eso no impidió que el público se acercase hasta el Salón Arturo Cuadrado de la FAGRA para disfrutar de la propuesta de Zoar. La Orquesta de Cámara de la Federación de Asociaciones Gallegas (OFAG) abrió la audición con una selección de temas clásicos de su repertorio, aunque el momento más especial de la noche fue cuando ensamblaron sus notas con las del conjunto con base en A Coruña para interpretar el himno gallego.

Javier Ares Espiño, máximo experto en la obra de García-Picos fue el encargado de introducir a los presentes en este proyecto de recuperación y puesta en valor del patrimonio musical del compositor betanceiro, que se exilió en Argentina tras la Guerra Civil y tuvo un papel preponderante en la diáspora como director de alguna de las agrupaciones corales más importantes de Buenos Aires, como las del Centro Betanzos o el Centro Gallego, y llegando a guiar a los músicos que entonaron el himno de Galicia durante el entierro de Alfonso Daniel Rodríguez Castelao.

Tras una breve aproximación a su vida y obra, Ares Espiño dio paso al conjunto fundado en A Coruña en 2009 e integrado por Joan Ibáñez (flauta), David Villa (oboe), Antonio Suárez (clarinete), Benjamín Iglesias (trompa) y Álex Salgueiro (fagot), para que diesen vida a la obra del homenajeado hasta concluir su actuación con lo que para ellos es el “himno espiritual de Galicia”, un musicalizado ‘Negra sombra’ de Rosalía de Castro que emocionó a todos los presentes.

Zoar publicó en 2016 su primer CD, titulado ‘No vento’, y en el 2017 presentaron su proyecto integral de música para vientos de García-Picos que ahora traen a Buenos Aires, la tierra en la que este célebre compositor pasó varios años de su vida.

Con esta presentación, el quinteto de viento suma el escenario de la Federación a su destacada lista de teatros, como el Palacio de la Ópera de A Coruña, el Liceo de Ourense, la Ciudad de la Cultura, entre otras tablas de Cataluña, Portugal o el País Vasco.

Ál término del concierto, el presidente de la Federación, Diego Martínez Duro, hizo entrega a los músicos de un presente, una serie de libros de importante valor histórico, como ‘A gaita a falare’ de Ramón Rey Baltar, ‘Castelao artista’ de Luís Seoane, entre otros. Un vino de honor puso el broche a la velada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.