Me prohíben ver a mi hijo. Por María Isabel Blasco Robert. Abogada en A Coruña

(maiblar@icacor.es)

Recientemente nos hemos enterado que otra madre de la Asociación Infancia Libre ha sido detenida por haber escondido a su hija durante más de dos años de su padre. Pero… ¿se puede saber qué es lo que está ocurriendo? ¿Porqué este abuso tan grande de este tipo de madres?

Es la segunda vez que se tiene noticia de una madre de esta Asociación, pero por desgracia no es el único caso. Hay muchos más.

Padres que están destrozados, ya no solo por las dudosas denuncias de malos tratos, sino porque posteriormente se interpone una denuncia contra los padres por abusos sexuales a los hijos, tal y como hizo esta madre de la Asociación. Así en principio, consiguió una orden de protección contra el padre y se aseguró de que su hija no pudiera relacionarse con él.

Al final, se determinó que los hechos denunciados no eran ciertos y que la menor estaba influenciada por la madre. Con esto, logró evitar la guarda y custodia compartida, le negó las visitas de la menor con su padre para finalmente, esconder la madre a su hija durante dos años para que el padre no la encontrara y no la volviera a ver nunca más.

Cuando se interpone una denuncia de abusos sexuales a un padre, hay que investigar muy bien si esas denuncias son verídicas y tienen fundamentos que las sustenten porque el daño que se hace a los padres y por ende, a los menores es muy grave. Ello provoca en los menores daños psicológicos para los que no están preparados y quedan marcados para siempre.

¿Acaso las madres que hacen esto no se dan cuenta de lo peligroso que es actuar de esta forma? Parece que no les importan los sentimientos de sus hijos con tal de hacer sufrir al padre, siendo lo peor de todo cuando archivan el procedimiento contra el padre y vuelven a interponer otra denuncia y otra que suelen ser archivadas, actuando impunemente sin que sus acciones no tengan consecuencias. ¿Donde ha quedado abrir diligencias y continuarlas por denuncia falsa? Desde luego, que se sepa ese delito existe y está penado en nuestro Código Penal con penas que oscilan desde 6 meses a 2 años de prisión y multa de 12 a 24 meses si es un delito muy grave, si es un delito menos grave con multa de 12 a 24 meses y si se considera delito leve, con multa de 3 a 6 meses. Unas penas irrisorias cuando se miden los graves perjuicios causados a los padres que son acusados falsamente.

Vuelvo a repetir, como he dicho en otras ocasiones que el maltrato a cualquier persona es deleznable y totalmente inaceptable. Por supuesto, los abusos sexuales a un menor son abominables y merecen su justo castigo con la condena correspondiente. Pero lo que también es abominable es que un padre sea acusado de estos hechos sin ser cierto.

Que alcen la voz los padres que se han visto sometidos a este tipo de denuncias y que me lo cuenten, porque es evidente que hay que tomar medidas urgentes contra este tipo de denuncias que lo único que buscan es que el padre no vea a sus hijos durante un largo tiempo, a veces incluso años, porque los procedimientos penales se demoran en el juzgado debido a la gran carga de trabajo, y ello da lugar a que estos padres no puedan acceder nunca a una guarda y custodia compartida.

Este tipo de injusticias y abusos que se están viendo cada vez más a menudo tienen que tener un punto y final porque esto no se puede permitir. Desde luego, si son ciertas que les caiga a los padres todo el peso de la Ley, pero si no lo son, que estas madres sean juzgadas con el máximo rigor. Deben ya tomarse medidas urgentes contra las madres que utilizan este tipo de argucias para evitar que los padres vean a sus hijos.

Hay que ser valiente en esta vida y decir las cosas como son, gustarán más o gustarán menos, pero no me quiero callar, así que tengo que decir un ¡Basta ya! ¿Estáis de acuerdo conmigo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.