Forza Depor. Por @xalomonte

Cualquier lector que siga habitualmente estas crónicas se habrá dado cuenta que como titular de esta crónica hemos utilizado las dos palabras que siempre la cierran, Forza Depor.

Y es que estamos ante una oportunidad única para volver a ascender a primera división, estamos a cuatro partidos (dos eliminatorias) de conseguir el objetivo, y la única manera de conseguirlo es uniéndose equipo y afición. Tenemos que olvidar una temporada pésima a nivel deportivo y estamental, con ventas de jugadores importantes, fichajes innecesarios, y dimisiones sin venir a cuento. Tenemos que olvidar la división de la grada con la directiva, así como la pérdida de sintonía con el equipo, para centrarnos en conseguir un objetivo común. Los minutos tras el final del partido deben ser el espejo en el que mirarnos y el camino a seguir.

Y salía nuestro equipo ante un rival descendido, con impagos en sus filas, y con sus mejores jugadores borrándose del partido, pero sin ninguna presión a la hora de jugar.

La alineación era la adecuada, con prácticamente todo nuestro arsenal arriba (excepto Quique que no estaba recuperado del todo). Y empezó el partido con el equipo arriba intentando cerrarlo desde el principio y con un Córdoba voluntarioso en el esfuerzo. Primeros minutos de tanteo, con un par de subidas por banda (canalizadas por Fede) que nos dieron las primeras oportunidades. Pero también esta primera parte permitimos que el partido se convirtiera en un correcalles, y que un remate de Bodiger tuviera que ser sacado de manera excelente por Dani Giménez. Riazor gritaba a favor de su equipo pero con el miedo en el cuerpo. En el 15 llegó la gran primera ocasión blanquiazul, en una jugada trenzada entre Saúl y Pedro que sacó milagrosamente el portero andaluz.

De aquí al final de la primera parte el partido se volvió loco con ocasiones y contras para los dos equipos, pero sin un dominador claro. Fallos y más fallos de los dos equipos que provocaban contras. Riazor se impacientaba queriendo marcar cuanto antes, y tras dos claras ocasiones, llegó el gol blanquiazul en la menos clara. Un rebote dejó solo a Borja Valle que remató el centro de Saúl y llevaba el delirio a la grada. Gol y final de la primera parte a la siguiente jugada. Descanso tranquilo viendo que el Cádiz perdía su partido y el Oviedo empataba el suyo.

Comenzó la segunda parte igual que empezó la primera. Claras ocasiones para los dos equipos, pero con un mayor acierto blanquiazul, que en una contra Pedro llevó el balón hasta el borde del área, y desde aquí se sacó un latigazo espectacular que se coló por la escuadra del equipo cordobés. Piovaccari había tirado al palo unos minutos antes. El estadio festejaba el gol que por ahora llevaba la tranquilidad a la grada.

Los cambios parecían dar a entender que era importante dar descanso a jugadores importantes como Fede o Carlos Fernández, ya que el Córdoba se dejó llevar esperando el final del partido.

Finalizó el partido con una gran celebración por parte de la hinchada, que ve como se abre una nueva oportunidad para pelear por un sueño. Todos juntos lo podemos intentar. Equipo y afición unidos. Queremos ascender, y para ello …

FORZA DEPOR

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.