“Un, dos, tres…responda otra vez”, el concurso que marcó a una generación

El programa comenzó a emitirse en La 1 en 1972 y fue presentado durante diez años por Kiko Ledgard

“Un, dos, tres…responda otra vez” fue durante 32 años uno de los concursos más populares de la televisión. Las azafatas con grandes gafas, su pegadiza sintonía y su célebre mascota, la calabaza Ruperta, consiguieron marcar a toda una generación que dice adiós este sábado al creador del programa, Chicho Ibáñez Serrador, fallecido a los 83 años.

Los orígenes del programa y el surgimiento de los Cicutas

El programa comenzó a emitirse en La 1 en 1972 y fue presentado durante diez años por Kiko Ledgard. El actor peruano fue el encargado de realizar las preguntas a los concursantes por valor de 25 pesetas.

Por aquel entonces, surgieron unos personajes en contra del derroche económico, los “Cicutas”, procedentes del pueblo ficticio Tacañón del Todo y dirigidos por Don Cicuta, que se alegraban cada vez que un concursante fallaba y se disgustaban cuando respondían correctamente.

El mejor premio que podían conseguir los concursante, por regla general, era un coche y el peor una calabaza. En un principio, esta no tenía nombre pero con el tiempo, pasó a ser la entrañable Ruperta y se convirtió en la mascota del programa.

Mayra Gómez y sus 168 programas 

Debido a un accidente, Mayra Gómez-Kemp, actriz de las subastas del programa, sustituyó a Kiko Ledgard a partir de 1982. A pesar de esta difícil tarea, la popular presentadora logró hacerse con el público y estuvo al frente del “Un, dos, tres…” hasta 1988, consiguiendo la cifra récord de 168 programas y tres premios TP de oro por su labor.

Durante su etapa, se incorporaron las hermanas Hurtado, un trío cómico formado por las hermanas Paloma, Teresa y Fernanda Hurtado, que sustituía a los “Cicutas”. Interpretaron el papel de “tacañonas” hasta 1994, salvo en algunas excepciones.

La sustitución de Ruperta y las nuevas mascotas

En 1983, Ruperta también fue sustituida por Botilde, una bota vieja que tenía la misma función que la calabaza. Un año después, llegaron Chollo y Antichollo, dos criaturas en forma de pera que representaban la felicidad y la malicia respectivamente. En la última etapa, aparecieron el Boom, una rana anaranjada que representaba la buena suerte, y el Crack, una lagartija verde que atraía a la mala.

Cada mascota trajo aparejada una sintonía, la de Ruperta y Botilde fue compuesta por el músico argentino Adolfo Waitzman. Sin embargo, la sintonía de El Chollo fue realizada por Eddy Guerin e interpretada por Patxi Muntaner. Y la del El Boom y El Crack, fue interpretada por el propio Chicho.

Las últimas etapas del concurso 

El programa volvió a emitirse en 1991, de la mano del periodista y presentador Jordi Estadella. Le siguió la actriz Miriam Díaz-Aroca, el presentador José María Bachs y el humorista Luis Larroderas.

Tras un descanso de tres años, el programa volvió a emitirse en 1991, de la mano del periodista y presentador Jordi Estadella y la actriz Miriam Díaz-Aroca. Esta etapa estuvo marcada por una apariencia más moderna y premios de mayor presupuesto. Les siguió el presentador José María Bachs, que se despidió del concurso tras pocos programas.

La última apuesta de Chicho Ibáñez fue el humorista Luis Larroderas, quien tomó las riendas del programa en 2004, bajo el nombre “Un, dos tres… a leer otra vez”. En esta ocasión, el programa se basaba fundamentalmente en el fomento de la cultura, sin embargo, no tuvo mucho éxito y fue cancelado definitivamente, dejando en la memoria de los espectadores, seis presentadores, más de 400 episodios y millones de premios.

Fuente: RTVE.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 14 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.