El vino más caro del mundo

En el extenso y selecto ámbito de los vinos siempre está presente un eterno debate: ¿Cuál es el vino más caro del mundo? Una pregunta tan complicada como casi imposible de responder, ya que la amplia gama de excelsos vinos que existen a lo largo y ancho de todo el globo ponen el listón muy alto. Te proponemos 3 vinos que están considerados como los más caros y mejores del mundo

Cuando todo buen amante del vino y de lo relacionado con la cultura vinícola se decide a comprar un botellero de vino para tener su colección especial con los mejores caldos, siempre tiene rondando en su mente la pregunta de cuál será el vino más caro del mundo. Una cuestión difícil de responder, ya que entre los vinos legendarios y los actuales las diferencias de precio son abismales y de todo tipo, siendo en ambos casos de miles de euros por botella. Las añadas, como la famosa de 1945 considerada como una de las mejores de la historia, es uno de los motivos por los que el valor de un vino puede llegar a cantidades desorbitadas, sobre todo cuando este sale a subasta o forma parte de una selecta colección.

Para conocer cuál es el vino más caro del mundo lo más correcto sería centrarse en los vinos que son más “accesibles” y actuales, aunque el número uno del ranking corresponde a un vino español que dispara su precio hasta las nubes por una particularidad muy especial y artística.

Un vino con mucho arte

Y sí, es un vino 100% español y más en concreto de la localidad de Las Pedroñeras en Cuenca. El AurumRed en su edición oro es un tempranillo ya de por sí caro, llegando en este último año a los 25.000 euros la botella. Pero nada más lejos de la realidad, ya que el último proyecto de la bodega quiere aunar arte y vino en una edición especial limitada que tendrá un precio de 340.000 euros. El motivo de su enorme valor es que doce de los mejores artistas contemporáneos están diseñando personalmente varias botellas de este AurumRed, por lo que además de una botella de un vino espectacular y especial estamos ante una auténtica obra de arte para exhibir en cualquier mueble botellero, con todas las palabras.

Otras dos particularidades que hacen de este tempranillo de Las Pedroñeras un vino totalmente distinto a los demás, es que está considerado como el único del mundo que no se avinagra una vez abierto y guardado en una estantería para vino si no todo lo contrario, mejora su sabor y matices con el paso de los meses o años. Precisamente los matices varían según la dirección que tome el giro del vaso antes de degustarlo. En el sentido de las agujas del reloj su aroma y sabor es más especiado, alcohólico, maduro, más ancho y menos largo. En el sentido contrario destaca su finura y elegancia con aromas afrutados. Sin duda alguna toda un experiencia para los paladares más exquisitos y al alcance de muy pocos.

DRC de la Borgoña siempre presente

No podía ser de otra manera. El Domaine de la Romanée-Conti es un tinto de la Borgoña que cuenta con más de 1.500 años de historia vinícola a sus espaldas, por eso sus añadas se encuentran la mayoría de las veces entre los tops de los vinos más caros y preciados de todo el mundo expuestos en los armarios botelleros más exquisitos. En este caso hablamos de un DRC de la venerada añada de 1945, que alcanzó en el mercado el precio de 19.000 euros.

Aunque es cierto que todas sus añadas son consideradas como algo excepcional, cualquier botella del Domaine de la Romanée-Conti sería un auténtico tesoro en alguno de los botelleros que se pueden adquirir en botelleros10.com para los grandes expertos y amantes del vino. El DRC se cría y nace en un viñedo totalmente orgánico de tan solo 1.800 hectáreas y con viñas de unos 45 años, detalles que lo que lo convierte en más exclusivo y especial si cabe aún.

Un blanco germano grand cru

No todos iban a ser vinos españoles o franceses. Los alemanes son también muy apreciados entre los expertos y como muestra este grand cru blanco de la variedad riesling creado por la familia Egon Muller y de nombre casi impronunciable: Scharzhofberger Riesling Trockenbeerenauslese. Declarado como el mejor vino blanco del mundo y que tiene un valor en el mercado de nada más y nada menos que 15.000 euros.

El valle alemán del Sarre y en particular la colina de Scharzhofberg que le da nombre a la propia bodega de los Müller, abraza y ampara a una de las viñas de vino blanco más famosas de todo el planeta. Con una historia y orígenes que se remontan prácticamente mil años en el tiempo, desde mediados del siglo XIV es reconocida la superlativa calidad de sus vinos.

Seguramente en los próximos años o décadas aparecerán nuevos vinos, o estos mismos se revalorizarán en el mercado y en los botelleros de pared de las colecciones más prestigiosas. Y es que como reza el refrán, ‘el vino cuanto más añejo sabe mejor’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.