Golpe a la mayor red de fraude por internet con 45 detenidos que estafaron 900.000 euros

El número de víctimas del fraude se eleva a 2.400 con una media de 375 euros por persona

La Policía Nacional ha desarticulado el entramado criminal más activo en España de fraudes por internet, con 45 detenidos especializados en cometer este tipo de delitos con el que lograron estafar cerca de 900.000 euros a unas 2.400 víctimas.

Dado el elevado número de estafados, la cuantía media por persona es de 375 euros.

La organización criminal cometía estafas masivas on line mediante 39 páginas web fraudulentas y a través de la banca electrónica, utilizando la técnica del phishing telefónico, que consiste en engañar a los clientes de una entidad bancaria para que suministren información sobre sus cuentas y datos personales.

Además de esta modalidad, los detenidos también utilizaban el denominado como vishing: Los ciberdelincuentes primero robaban información confidencial bancaria de sus víctimas y luego las llamaban haciéndose pasar por personal del banco para alertarles de que se había detectado una actividad sospechosa en su cuenta. De este modo, requerían sus claves para evitar supuestamente que perdieran su dinero.

Hasta el momento han sido arrestadas 45 personas: 30 en Madrid, 12 en Alicante, una en Sevilla, otra en Albacete y otra en Barcelona. Entre los detenidos se encuentran los líderes de la organización, una pareja de jóvenes de 25 años, sin antecedentes penales y sin una formación académica especialmente elevada.

Además, han sido identificadas 286 cuentas bancarias empleadas para canalizar el dinero estafado y han sido bloqueadas las 39 web fraudulentas.

Primera denuncia en Calatayud

Fue hace más de un año cuando a la comisaría de Calatayud acudió un hombre para denunciar una estafa: había comprado un producto electrónico por internet que nunca recibió. Tras las primeras pesquisas, ha explicado el inspector jefe de esta comisaría, José Antonio Palacio, los investigadores detectaron que esa web, aunque de apariencia legal y muy similar a otra, era un fraude.

Con este hilo y tras cruzar denuncias de este tipo, la Unidad de Ciberdelincuencia ató muchos cabos como que la red había iniciado su actividad delictiva en foros de compraventa entre particulares que les llegaban a enviar una foto de su DNI con la falsa creencia de que esa transacción era más fiable.

De esta forma, los detenidos se hacían con documentos que podían servirles para abrir cuentas o, incluso, para suplantar su identidad. Así, si eran denunciados, apuntaban al nombre de ese DNI.

Este modus operandi les permitió dar el salto a mayores beneficios con la creación de páginas fraudulentas de artículos de telefonía e informática a precios sensiblemente más baratos que los del mercado legal. Una de estas web bloqueadas llegó a reportarles en apenas cinco días 35.000 euros.

Doble estafa a los mismos clientes

La organización también aprovechaba oportunidades que surgían como la estafa en la reventa de entradas de partidos de fútbol o, en verano, la venta fraudulenta de aparatos de aire acondicionado. Pero tampoco acababan aquí sus procedimientos. El tercero y “más perfeccionado”, ha dicho Palacio, era volver a estafar a los supuestos clientes de las web, de quienes ya tenían sus datos personales.

Una vez identificaban los bancos de sus objetivos, les llamaban simulando ser empleados de la entidad para alertarles de que tenían un pago sospechoso por la compra de un producto electrónico que podían recuperar si le proporcionaba su clave de acceso. La víctima caía en el nuevo engaño porque efectivamente no había recibido su compra.

Lo que no sabía es que al dejar en manos de su interlocutor su contraseña, la red procedía en tiempo real a contratar créditos inmediatos por importes de más de 15.000 euros o trasferir fondos a terceras cuentas.

Hasta 286 cuentas habían abierto para almacenar el producto del fraude, muchas de ellas a nombre de “mulas” -personas contratadas a cambio de una comisión de entre 50 y 100 euros- y otras tenían como titular a personas a las que la organización había ya estafado y pedido una fotografía del DNI en alguna operación de compraventa.

Crece un 20% la ciberdelincuencia

“Tenemos un problema con la delincuencia tecnológica y un cambio de tendencia en la criminalidad. Mientras se ataja la delincuencia tradicional, en los últimos cinco años ha aumentado un 20% la ciberdelincuencia“, ha advertido el comisario Pacheco.

Y lo más preocupante, ha dicho, el 80 % de víctimas como las que han caído en esta estafa podrían haberse evitado si hubieran adoptado “unas mínimas medidas de seguridad“.

El inspector de la sección de pagos Juan Cabo ha aconsejado a los usuarios desconfiar de las páginas que ofrezcan productos a un precio con grandes descuentos, buscar referencias, comprobar que son visibles los datos fiscales de la empresa, dudar cuando los métodos de pago que otorgan confianza al comprador tienen un gran sobrecoste y cuando no haya un teléfono de contacto de atención al cliente.

Y, sobre todo, nunca enviar a nadie fotografías de los documentos personales, no revelar jamás las contraseñas de la banca “online” ni facilitar datos bancarios por teléfono. En caso de duda, los responsables policiales instan a enviar un correo electrónico a fraudeinternet@policia.es.

Fuente: RTVE.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.