La escritora y periodista cabanesa, Alejandra Plaza, está recorriendo Europa con un nuevo proyecto infantil llamado “el transporte de los deseos”

El pasado mes de junio participó en el Congreso Internacional de Emigración celebrado en Zamora a través de una mesa redonda en la que expuso parte de su libro ” si fuese fácil, lo haría otro” y presentó embaixada.gal, un nuevo formato de asociacionismo. A partir de ahí, “el transporte de los deseos”, comenzó su andadura por diferentes lugares, colegios, hospitales… de la geografía española como Cáceres, Segovia, Toledo o Madrid. En todos los talleres-cuentacuentacuentos que imparte existe una actividad creativa pero “el transporte de los deseos” va más allá.

Con este proyecto pretende implicar a todos los niños a los que visita los cuales elaboran con entusiasmo corazones, peces, etc. con un deseo impreso. En esta manifestación de buenas intenciones reflejan sus ansias por un mundo mejor, por una pronta recuperación, por conocer a su amigo desconocido.
Así, los primeros deseos cargados con tanta ilusión han salido del Colegio Público gallego CPI As Revoltas, afincado en Cabana de Bergantiños donde Alejandra Plaza realizó sus estudios de EGB y al que guarda un gran cariño.
Una masiva participación sin duda, al igual que la de los niños estudiantes de gallego del Instituto Cañada Blanch de Londres.Sus buenas intenciones han llenado de alegría los pasillos de los hospitales de Cáceres y han sacado la sonrisa de muchos niños sorprendidos porque un amigo desconocido le desea una pronta recuperación. En los talleres, los niños crean grandes murales con los deseos recibidos como el océano, el árbol o el cofre de los deseos. La moraleja o finalidad de cada actividad es que con amor y de
forma conjunta, se pueden crear grandes cosas y mejorar, por qué no, el entorno que nos rodea.
“Todos los talleres son muy especiales. Los niños son sorprendentes. Tienen salidas con las que no puedes parar de reir y, en los hospitales, me sorprendo con la naturalidad y la fuerza con la que afrontan las cosas. Son ellos los que me dan una lección de vida. Estoy enormemente agradecida por la colaboración y participación que me están brindando los alumnos de diferentes colegios de Europa y a sus enseñantes que me hacen llegar tan
buenos trabajos y deseos. Lo primero que esboza la cara de un niño cuando abre la caja de los deseos es una sonrisa y, a partir de ahí, trabajamos con mucha ilusión. La experiencia en la Biblioteca Municipal de Serrejón, un pueblo anclado en la sierra cacereña, ha sido increíble. Ha participado todo el pueblo. Ha sido emocionante”
Organizaciones como La Cruz Roja Juventud, Fundación Prodeán, AECC, Asanog,
FundeSalud, entre otras , arropan cada una de las actividades que la escritora gallega realiza por los diferentes hospitales de España.
” Nos llena siempre de alegría, de historias, de sonrisas, de su amor por la infancia. Nos trajo mensajes de amor, de buenos deseos, escritos de puño y letra por otros peques que vivían lejos pero que hemos sentido muy cerca.
Nos llena de esperanza a nosotros, a los niños y a los padres de los niños y nos hace creer que la buena gente existe. Además, una mariposa blanca irrumpió en el aula hospitalaria detrás de ella y no cesó de revolotearnos.
Casualidad?No lo creo”
Así narraba el paso de Alejandra Plaza por el hospital cacereño San Pedro Alcántara, la responsable de las Cibercaixas en la Cruz Roja Juventud, Ana Castaño.
Finalista en el concurso de Relatos Cortos de Palencia
Alejandra Plaza que está inmersa en su nuevo libro de relatos infantiles, es una de las finalistas entre más de cien autores de diferentes países como Chile, España, Argentina, Guatemala, Colombia, Perú, Luxemburgo, Hungría, Austria, EEUU,Méxicoo Venezuela, del concurso de Relatos Cortos que el ayuntamiento de Palencia ha organizado sobre el despoblamiento rural. Ibercultura y la aldea de los niños es uno de los relatos que forma parte del nuevo libro y habla de la despoblación rural en Salgueiro, una aldea gallega cerca de Portugal, y la solución que unos niños españoles residentes en Suiza encuentran al problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.