Los minicréditos la mejor solución para cualquier imprevisto

Las trabas y los impedimentos que la banca pone en la actualidad para facilitar liquidez a particulares y empresas, han hecho de los minicréditos la alternativa ideal para afrontar cualquier tipo de gasto imprevisto. En España estos préstamos están ganando terreno a la banca tradicional por las facilidades y la comodidad en sus condiciones

Mucho han cambiado las cosas en los últimos tiempos si hablamos de economía, poder adquisitivo y gastos monetarios en la sociedad actual. Una crisis económica que en ciertos aspectos aún perduran sus efectos en España y que, por otro lado, cambió radicalmente el modelo de la banca tradicional en nuestro país hasta endurecerlo con requisitos y exigencias prohibitivas para la mayoría de particulares y empresas, sobre todo a la hora de solicitar liquidez a modo de un préstamo. El desempleo y las deudas por impagos hicieron que muchos españoles se viesen embargados, desahuciados y sin recursos monetarios para afrontar tan difícil situación.

En la actualidad y gracias a la entrada en escena de las empresas que conceden mini créditos online, es posible que cualquier persona pueda disponer de liquidez en pequeñas cantidades y así hacer frente a deudas y gastos imprevistos como facturas, multas, letras u otro tipo de impagos. Las facilidades que estas empresas de microcréditos rápidos ofrecen y la comodidad a la hora de solicitar un préstamo, son los principales motivos por lo que los españoles tienen clara preferencia por esta modalidad de conseguir financiación de manera inmediata.

Para todo tipo de imprevistos

Existen muchas situaciones en esta vida en las que surgen gastos imprevistos de todo tipo, y cuando estos aparecen en momentos de números rojos, a finales de mes o momentos del año en los que debemos cumplir con otros gastos prioritarios, los minicréditos son la ayuda perfecta para plantarles cara.

Las facturas de la luz, del agua, del teléfono o internet entre otras muchas son en algunas ocasiones un visitante inesperado a la cuenta bancaria cuando está a mínimos. Los impagos de este tipo de deudas es significado del corte inmediato del servicio, con todos los problemas que conlleva un escenario de tal magnitud. Es por ello que muchas personas ven en los minicréditos una auténtica bombona de oxígeno a su economía, cuando se trata de aliviar esta situación.

Los impagos por deudas hipotecarias son otro de los motivos por los que muchos españoles acuden a las empresas de préstamos rápidos, ya que algún mes puede coincidir con varios gastos juntos castigando así nuestra liquidez para afrontar la hipoteca y cumplir los plazos marcados.

Los gastos imprevistos asociados a los automóviles están siempre a la orden del día. Ya sea por una avería de cierta importancia y que suele aparecer en el peor momento, un cambio de aceite o la sustitución de los neumáticos, un vehículo siempre está expuesto a este tipo de contratiempos y revisiones. Otros gastos difíciles de afrontar suelen ser las multas, las facturas del seguro o la propia letra del coche. En todos estos supuestos la solicitud de un minicrédito suele ser la opción correcta y la más recurrente.

En las épocas vacacionales como verano, navidades o Semana Santa, se suelen disparar las solicitudes de minicréditos al ser un momento de gastos extra. Y es que son miles los españoles que pagan sus vacaciones en cómodos plazos, y los que no tienen esa posibilidad, recurren a los micropréstamos rápidos para poder disfrutar de las vacaciones y sus compras asociadas sin los típicos agobios económicos de esas fechas tan señaladas.

Los créditos rápidos son también un salvavidas para familias en situaciones puntuales, como puede ser un mes con gastos inesperados que afrontan religiosamente antes que por ejemplo llenar la cesta de la compra. En casos como este un minicrédito por una cantidad pequeña como pueden ser 50 o 100 euros, puede suponer la compra básica mensual en muchos hogares de nuestro país. Otra situación puede ser a la inversa, una familia que decida priorizar ante la cesta de la compra y las facturas principales, recurriendo de este modo a un microcrédito para subsanar las estrecheces económicas.

Las cantidades que podemos solicitar en un microcrédito rápido suelen oscilar entre los 50 y los 5.000 euros en según qué compañía prestamista. Las condiciones de devolución y los plazos varían en relación a la cantidad que queremos, e incluso algunas empresas de préstamos premian la fidelidad y el cumplimiento de los plazos, dando todo tipo de facilidades para el particular o la empresa que ya ha solicitado un crédito y lo ha devuelto cumpliendo lo acordado. Así mismo, la persona que no cumpla con los plazos de devolución entrará de inmediato en un fichero de morosos que comparten las compañías de préstamos rápidos.

Sencillos, cómodos y rápidos

Así son los minicréditos y los préstamos inmediatos. Las tres palabras que mejor definen a esta modalidad de financiación en donde quienes requieren sus servicios obtienen todas las facilidades del mundo, todo lo contrario que en la banca tradicional actualmente.

Sencillos porque tan solo tenemos que cumplir una serie de requisitos mínimos para que nos sea concedido un microcrédito. Tener entre 18 y 75 años, residir en España con DNI, NIE o pasaporte en vigor, justificar unos ingresos fijos ya sea por nómina, prestación por desempleo o pensión y no estar inscritos en el registro de la ASNEF, aunque también existen los minipréstamos para personas que figuran en este registro siempre y cuando demuestren que tienen unos ingresos suficientes como para afrontar el crédito solicitado en cuestión.

Cómodos porque en tres sencillos pasos podemos solicitar un minicrédito. Primero acceder a la página web de la empresa prestamista y solicitar la cantidad que necesitamos así como el plazo de devolución. Segundo completar el formulario con los datos mínimos requeridos y enviarlo a través de la plataforma. Y tercero esperar a que la compañía de crédito estudie nuestra situación y dé luz verde a nuestra solicitud, algo que ocurre casi al instante.

Y por último rápidos porque en el caso de que aprueben nuestra solicitud de un minicrédito, en menos de 48 horas podemos disponer de la cantidad solicitada ingresada en la cuenta bancaria.

Los minicréditos son la manera de financiación mas recurrente en nuestro país ante la negativa y los excesivos requisitos de la banca tradicional, que ve como cada día crece la desconfianza de los consumidores hacia ella mientras continúa perdiendo terreno a pasos agigantados, ante las empresas de financiación especializadas en los préstamos y microcréditos rápidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.