Davide Salvado, Os da Porfía y Talabarte, se despiden de Lorient y del Festival Intercéltico,  maravillados con el público y encantados con la experiencia.

AlejandraPlaza.Frankfurt. Davide Salvado, una de las voces más carismáticas de Galicia, de formación autodidacta y que lleva media vida recorriendo las aldeas en busca de ritmos, coplas y danzas presentó su nuevo trabajo “Amarelo”; una selección de canciones tradicionales gallegas y de otras partes del mundo, reinterpretadas desde el punto de vista contemporáneo que caracteriza al artista y un nuevo proyecto como vocalista de  la banda As Crechas en el Festival Intercéltico de Lorient. Todo ello, arropado por grandes músicos del panorama gallego como Pedro Pascual, Abraham Cupeiro y Cibrán Seixo.

Una experiencia muy positiva con la cual se siente encantado de mostrar su obra y representar su cultura por el mundo y, más aún, cuando enfrente hay un público maravilloso y muy entregado. ” A nivel físico ha sido agotador porque han sido dos conciertos diarios,uno con la banda y otro con Amarelo y, aunque me cuido, la voz se resiente mucho” comentó a Alejandra Plaza en un momento de la conversación.
Fascinado con su paso por Lorient, el innovador cantante, reconoció haber aprendido muchísimo durante estos días y nos adelantó que repetirá el año que viene con un nuevo proyecto.
Alberto Santos, Manuel Pereira, Fabián Galbán, Fernando Saavedra, José Codesido, Mario Sousa, Marcos Botana, Miguel Dopazo, Manuele Pardo y Julián de la Torre son un grupo de jóvenes con ganas de hacer disfrutar al público con músicas adaptadas con toques modernos que han ido recogiendo de los mayores. Todos ellos, profesores de canto, percusión, baile, con una gran trayectoria individual con agrupaciones folclóricas representando a Galicia por el mundo, con la pasión común por la música y el baile tradicional y, tras un productivo reencuentro, crearon el grupo Os da Porfía. Como grupo ha sido la primera vez que han participado en el Festival de Lorient y la experiencia, que según han confesado que no se borrará del disco duro, ha sido increíble y, más aún, por participar en el año en el que se le dedica a sus raíces, a su cultura y a sus tradiciones. A pesar de las dificultades de los idiomas, que causó alguna que otra carcajada,  reconocieron que actuar ante un público tan internacional es una riqueza cultural inmensa y que, si representar a Galicia ya es un orgullo, compartir la carpa gallega con tan grandes grupos, lo es mucho más.
” Hemos impartido talleres de dos horas en los que hemos enseñado lo básico de la jota, de la muiñeira, el agarrado pero , sin duda, la Carballeira, fue el tema que encandiló a los participantes. Bailaron cogidos de la mano, haciendo la rueda y, sin dejar de sonreír en todo momento” contaron como anécdota al finalizar su paso por Lorient.
Quim Farinha Al violin, Pedro Pascual al acordeón y Kin García al frente del contrabajo conforman el grupo tradicional- contemporáneo “Talabarte” que repiten la participación en Lorient después de tres años.

En la primera ocasión formaron parte de la programación del festival ofreciendo varios conciertos en el Gran Teatro y en el Palacio de Congresos donde los tres músicos realizaron un viaje a través de los estilos más populares de Galicia salpimentados con enfoques estéticos del jazz, del folk e, incluso, del tango con la elegancia y el virtuosismo musical que los define como artistas. Esta vez, sin embargo, el escenario ha sido la Carpa de Promoción de Galicia y han contado con la colaboración del percusionista bretón Dominique Molard. Durante las mañanas han ofrecido varios conciertos como Talabarte ante un público más tranquilo y por las noches con la banda As
Crechas.
“Ha sido una experiencia muy distinta a la de hace tres años. El público que asiste a ver un concierto en el Gran Teatro o en el Palacio de Congresos acude para sentarse, escuchar y disfrutar de la música y suele rondar los 60 años. La diferencia de edad se nota mucho en la venta de discos. En un solo concierto ofrecido en el Gran Teatro, por ejemplo,  se
llegaron a vender unos 40 discos. En la Carpa de Galicia el público es muy distinto, suele ser mucho más joven; es un público de paso que salta de carpa en carpa experimentando lo que hay en cada una y el público de la noche acude con ganas de marcha y de tomarse una cerveza. La verdad es que son dos experiencias totalmente diferentes” así narraba ambas experiencias el grupo Talabarte que ha participado en el festival Intercéltico desde el primer día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.