¿Qué hacer si nuestro coche pierde potencia?

Seguramente en más de una ocasión habrás observado que en tu vehículo se enciende una luz de avería. Esta luz puede tener varios significados y no siempre se trata de una avería grave o importante pero, ¿y si además el coche pierde potencia? Te explicamos cuales son las averías más comunes asociadas a este testigo y cómo actuar

En la actualidad los coches están plenamente preparados para avisarnos de cualquier tipo de problema, ya sea de motor o del sistema eléctrico, mediante el encendido luz avería situado en el cuadro acompañado de otros testigos de alarma de color rojo que indican averías o los amarillos que son de aviso. Los más comunes y reconocidos son los testigos de cinturón desabrochado, fallo de batería, freno de mano puesto, nivel o presión de aceite bajo, puerta o maletero abierto, fallo en el ABS o airbag, control de tracción y estabilidad, combustible bajo, dirección asistida, nivel bajo de combustible, pastillas de freno desgastadas o presión de los neumáticos.

Como se puede observar los vehículos de hoy en día nos informan del estado de cada uno de sus componentes o sistemas al instante, una manera de evitar averías mayores o lo que es más importante preservar nuestra seguridad y la del resto. Pero existe una luz de avería que es la más temida por los conductores, el piloto de avería de motor. Este testigo a tener muy en cuenta nos indica fallos en el motor, los sistema de encendido, inyección o en el escape.

Luz de avería de motor, igual a pérdida de potencia

En la gran mayoría de las ocasiones cuando en un vehículo se enciende la luz de aviso de avería en el motor, esto suele ir acompañado de una pérdida de potencia o problemas en el propulsor de manera repentina. Y es que cuando este aviso entra en acción, la centralita del coche entra en “modo emergencia” y la potencia del coche se ve limitada para evitar accidentes o daños mayores en el motor de nuestro vehículo.

Cuando este testigo aparece en el cuadro del coche puede ser de dos colores. Amarillo representa un problema leve que nos permite seguir circulando, pero el verdadero problema es con la luz roja. Si esto nos sucede lo aconsejable, y se podría decir que obligatorio, es estacionar a un lado la carretera el vehículo y llamar a las asistencias para acudir a un taller reparación de motores de manera inmediata ya que, corremos serio peligro de que el coche sufra una avería de motor grave que seguro nos saldrá por un precio muy alto o incluso irreparable y acabar con nuestro utilitario en el desguace.

Tipos de averías

Si el la luz de fallo en el motor nos avisa, los problemas pueden ser diversos. Uno de los más conocidos es en el suministro de aire, al no recibir el motor oxígeno suficiente para la quema de combustible y de ahí que se produzca la pérdida de potencia. Por ello este piloto es conocido también como luz de anomalía de los gases, al ser la avería más común.

Otros de los problemas que pueden indicar esta luz son de mayor calado. Averías en la bomba de combustible, en el turbo, el caudalímetro, el filtro del aire, las bobinas de encendido, el termostato, el catalizador, las bujías o el sistema de evaporación de emisiones.

Es por ello que ante la luz de avería de motor debemos de actuar con rapidez y acudir inmediatamente a un taller con experiencia y especializado en motores. Esto nos evitará sufrir una avería de mayor calado, que en estos casos por norma general es muy costosa económicamente pudiendo dejar prácticamente nuestro coche inservible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.