RC Deportivo. Encendamos la antorcha del ascenso

Comenzamos la nueva temporada preñada de sustancia de ascenso e ilusiones renovadas, pero con los pies sobre la tierra, “quien va despacio, llega lejos”. Hacemos los deportivistas nuestra particular declaración de intenciones, aunque el denominador común es el mismo para todos, ascender, ascender y ascender. Soñar es lo que más barato cuesta, pero sin atragantarnos, seriedad y tino a la hora de jugar.

Esta temporada tenemos que ser más realistas que nunca, no comenzar a tener “la cabeza a pájaros”, como escribió José Bergamín, sobre todo, no desesperarnos desde el minuto uno, ni tampoco entonar aleluyas. Es necesario comenzar ganando, aunque más importante es apreciar las sensaciones del equipo sobre el terreno de juego, los deportivistas pasamos del blanco al negro en el primer traspiés, no hay que perder la paciencia y saber esperar.

Segunda División no es un camino fácil, demasiada larga la competición donde llegarán a la metas los dos equipos más regulares de la misma. Cuatro se la jugarán a cara o cruz y el resto, salvo los que pelearán por no descender, serán convidados de piedra en una Liga en la que el RC Deportivo, por plantilla, deberá ser uno de los gallitos para llegar entre los dos primeros al esprín final. Una posible realidad que nos hará sufrir muchas tardes antes de llegar a la meta.

El Deportivo tiene palabra, quiere lograr el objetivo, que no se la corten los malos resultados, algún que otro arbitraje adverso, o la típica mala suerte que se alía con los errores de quienes tienen que introducir el balón en portería contraria. En casa va a estar arropado por más de veinte mil leales a colores y escudo, su obligación, después del fiasco de la temporada pasada, es ascender, me da igual cómo lo haga, a “pedradas”, “cañonazos”, “civil”, “criminal”, o mediopensionista, aunque mejor jugando con cabeza y al fútbol.

Hay “bimbios” en la plantilla, el cestero mayor Carmelo del Pozo hizo su trabajo, que fue adquirir los mimbres en el mercado, ahora tendrá que ser el entrenador quien sepa hacer la armadura con la rejadera para obtener un buen cesto, por esa razón, creo que puede ser posible ascender, aunque el juez será el pastizal sobre el cual los jugadores tendrán que demostrar su valía.

Y el domingo nos visitan nuestros primos hermanos de Oviedo, el ex de Anquela, debería supone que  “conoce bien”, aunque el equipo ovetense en nada se parecerá al de la pasada temporada, como tampoco el RC Deportivo. El partido del domingo hay que echarle hilo a la cometa para que vuele alto, quiero ver al RC Deportivo con hechuras de ganador, que esa sea la tendencia de esta temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.