Tráfico de personas. Open Arms. Por María Isabel Blasco Robert, abogada en A Coruña del despacho Maiblar abogados

Página web: maiblarabogados.com

E-mail: maiblar@icacor.es

Mucho se ha hablado este mes sobre el famoso barco Open Arms y los inmigrantes que transportaba. Se les ofreció atracar en el Puerto de Algeciras, pero sin embargo se negó. Parece ser que el Open Arms no tiene licencia para transportar personas, tan solo mercancías, y desde luego los inmigrantes no lo son.

Efectivamente, los inmigrantes son personas que están deseando salir de África y aun a riesgo de sus vidas se lanzan al mar en pateras con la esperanza de que los barcos, como el Open Arms, que patrullan la zona los recoja para llevarlos a su Europa soñada. Estos inmigrantes, aunque ahora se empeñan en llamarles “migrantes”, término totalmente incorrecto, salen de allí buscando una vida mejor y para ello pagan grandes cantidades de dinero a las mafias que los montan en las pateras para que salgan.

El Open Arms se ha dedicado a recogerlos en el mar en connivencia con estas mafias colaborando al tráfico de personas, aprovechándose de su situación de vulnerabilidad. Todos vimos en la televisión las imágenes de desesperación en el barco, incluso se llegaron a echar al agua para nadar hacia tierra y lo más sorprendente es que ante una situación así ¿quién se para a ponerse un chaleco salvavidas? Evidentemente nadie. Se trataba de presionar más todavía a los países europeos para que les permitiésemos atracar en un puerto, desembarcar a los inmigrantes y cumplir con su cometido de traficar con las personas.

Cada vez vienen más, puesto que tras el Open Arms ahora hay otro barco de Médicos Sin Fronteras, el Ocean Viking que también se ha dedicado a recoger inmigrantes para traerlos a Europa.

¿Es una invasión silenciosa? Cada vez vienen más y el problema se vuelve importante, porque no se adaptan a nuestras costumbres. Todo lo contrario, continúan las suyas y ello no sería un problema si respetasen nuestro modo de vivir, pero realmente lo es porque están ocurriendo muchas cosas en España bastante graves. Tan solo hay que ver las noticias en los medios de comunicación y redes sociales que proliferan cada día más y corren como la pólvora advirtiendo de lo que está ocurriendo.

La prueba la tenemos en la ciudad de Barcelona, copada por inmigrantes. Se ha convertido en una ciudad realmente peligrosa. Solamente ha habido un partido político que ha dicho las cosas como realmente son, que ha tenido suficiente criterio y cabeza para actuar con valentía.

Todos aquellos que se lanzan al agua buscando en Europa una vida mejor lo hacen con desesperación con la finalidad de salir de la pobreza, pero lo cierto es que Europa no puede absorber el excedente de población de África porque el sistema va a terminar colapsando. Los gobiernos de los países subsaharianos son los responsables del estado de su población y deberían tomar medidas para paliar su situación. Si no pueden solucionarlo entonces que soliciten ayuda, que  la recibirán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.