Viajar a contramarcha la opción más segura para los niños

Después de tanto tiempo de debates y dudas sobre cómo deben de viajar los más pequeños en un vehículo, los fabricantes de sillas para niños y cuerpos como la guardia civil, protección civil, bomberos o la propia DGT confirmaron hace años que el modo de viajar más seguro para los infantes son las sillas a contramarcha. Te explicamos las ventajas en cuanto a seguridad de estas sillas y porqué recomiendan su utilización para menores de hasta cuatro años

La preocupación por la seguridad vial es uno de los aspectos que más atención centra en España en la actualidad, en especial la seguridad de los más pequeños. Con la entrada a principios de 2019 de la nueva legislación europea sobre los sistemas de retención infantil en vehículos (SRI), llamada ECE R-129 i-Size, la clasificación de las sillas para niños cambió de los grupos de edad para atender a criterios más específicos y lógicos como estatura y peso. De este modo los fabricantes de sillas están obligados a diseñar y fabricar los sistemas de sujeción basándose en la nueva legislación europea.

A raíz de esta nueva normativa surgió en la sociedad un debate sobre qué tipo de sillas son las más adecuadas, o si los pequeños deben de viajar en sillas a contramarcha o a favor de marcha como hasta hace poco se creía más adecuado. Las dudas se disiparon en el momento que la DGT recomendó que, hasta los cuatro años de edad, lo más seguro es que los niños vayan sentados en un sistema de retención infantil a contramarcha, al ser más vulnerables sus huesos y órganos a la fuerza de los impactos.

Un dato esclarecedor que se apoya en las exhaustivas y rigurosas pruebas de seguridad realizadas por los fabricantes, además de ser corroborado por los cuerpos de seguridad como la Guardia Civil, Protección Civil o bomberos, acostumbrados a actuar en los primeros momentos que se produce un accidente de tráfico.

Una mayor seguridad para los niños

Con los estudios y pruebas llevadas a cabo en la mano resulta evidente que las sillas a contramarcha, que van sujetadas y orientadas al respaldo de los asientos delanteros del coche, son sin lugar a dudas la mejor opción para la seguridad de los niños frente a las típicas sillas a favor de marcha. Y es que los resultados son demoledores: Reduce en un 90% las posibilidades de sufrir graves lesiones en un accidente, el SRI absorbe la mayor parte del impacto en caso de colisión frontal y evita los daños cervicales al recibir y absorber el respaldo de la silla la totalidad del golpe. Razones de peso que puedes ver en este artículo además de otra recomendaciones en relación a este tema.

A mayores de los sistemas de seguridad como el isofix y los diseños especiales con los que se fabrican las sillas para niños hoy en día, el principal motivo por el que es más seguro viajar a contramarcha es precisamente ese detalle, dar la espalda. Los efectos de un choque se reducen mucho si se va en sentido contrario a la marcha. Está demostrado que la gran parte de los accidentes graves de tráfico son colisones frontales o frontolaterales. Esto implica que el niño que viaja en un SRI a contramarcha va a estar siempre menos expuesto a golpes y movimientos bruscos de cuello y espalda, que son la causa principal de lesiones o mortalidad en los accidentes.

Cada vez son más las personas que escogen las sillas para niños a contramarcha. Y aunque los dos sistemas están homologados, las recomendaciones hacia este tipo de sillas han sido capaces de concienciar a la sociedad de que la seguridad vial, y en especial la de los niños más pequeños, es algo que no debemos de pasar nunca por alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.