El PSOE sería la fuerza más votada en unas nuevas elecciones, con un apoyo del 32,2%

La intención de voto más la simpatía da ventaja a Sánchez a las puertas de una eventual repetición de elecciones, según el CIS. Tomando solo el dato de intención directa de voto sobre el censo, el PSOE también ganaría, con un 29,7%

Ante la perspectiva de unas nuevas elecciones generales, hoy aún más probable que antes del verano, el PSOE se confirma como la fuerza con mayor apoyo. El CIS ha difundido este jueves un estudio con datos electorales en el que calcula para el PSOE, sumando voto para más simpatía, un 32,2% de apoyos, seguido del PP con un 12,8%, mientras que Podemos y sus confluencias figuran en tercer lugar con un 9,9% de respaldo. Ciudadanos, por su parte caería a la cuarta plaza, con un 8,6%, mientras que Vox se quedaría con un 3,5%.

Estos porcentajes no son los típicos que ofrece el CIS en sus barómetros. Provienen de un estudio postelectoral de las pasadas elecciones autonómicas y municipales, realizado entre el 17 de junio y el 16 de julio, antes de que se produjera el debate de investidura fallido de Pedro Sánchez en el Congreso. En esta encuesta, se pregunta a los ciudadanos a qué partido votarían en el caso de que se celebraran nuevas elecciones, y más tarde se pregunta al encuestado por qué partido siente más simpatía. La suma de ambas respuestas da el porcentaje citado.

Pero no se trata del dato de intención de voto directo que estaba ofreciendo el CIS desde que el exdirigente socialista José Félix Tezanos se puso al frente, ni siquiera el mismo dato de intención de voto que se estaba publicando en los medios últimamente, que hace referencia a la preferencia de voto de los ciudadanos, descontando a aquellos que afirman que no votarían.

En este dato, el de intención de voto, sin tener en cuenta la simpatía, el PSOE seguiría siendo el partido más votado, con un 29,7%, según este estudio del CIS, seguido del PP, con un 11,6 por ciento de los sufragios.

En este caso, además, ni siquiera se puede establecer una comparación directa con los datos del último barómetro difundido por el CIS, correspondiente al mes de junio, en el que se ofrecía el dato de la intención de voto directa en la encuesta sobre el total del voto emitido, mientras que ahora solo se muestran los valores en porcentaje sobre el censo. Atendiendo a ese voto directo sobre el total del voto emitido, el PSOE alcanzaba una intención de voto directa del 41,3%.

La evolución gráfica de esta intención de voto que no descuenta a las personas que afirman que no votarían en unas nuevas elecciones (un 9,8% en este sondeo), muestra a un PSOE que desciende ligeramente pero que casi triplica a su inmediato seguidor, un Partido Popular que es el único que mejora en este valor de intención de voto, al subir del 10,1 al 11,6%.

Como ya es la norma en el centro sociológico dependiente del Gobierno desde que el, estos datos del CIS no pueden interpretarse como una previsión electoral ni representa una estimación de voto en las urnas, dado que no aplica los mecanismos de correción y ponderación habituales en los sondeos, la traída y llevada “cocina”.

Pese a su inexactitud, esta fotografía electoral indirecta sigue siendo un indicio relevante que se inocula en el debate público en plena pendiente hacia una repetición de los comicios generales del pasado abril, que tendría lugar el 10 de noviembre. No habrá más pistas por parte del CIS hasta su próximo barómetro, cuya publicación está prevista para finales de septiembre o principios de octubre. Para entonces, si no se forma Gobierno la semana que viene, las Cortes Generales estarían disueltas y España estaría de nuevo en precampaña eleectoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.