Sánchez e Iglesias se enrocan en sus posiciones y calientan la reunión de sus equipos en el Congreso

El PSOE no contempla que Sánchez sea investido con el apoyo de Podemos sin haber alcanzado antes un acuerdo. Sánchez pide negociar, pero “no imponer”, mientras que Iglesias considera su última oferta “un paso atrás”

La de este jueves por la tarde será la primera reunión entre PSOE y Podemos después de la investidura fallida del mes de julio. Sin embargo, la firmeza con la que sus líderes, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, mantienen sus posiciones deja entrever la dificultad para llegar a un acuerdo de cara a una posible investidura.

Mientras el primero insiste en la “tercera vía” -ni un gobierno en solitario ni uno en coalición- para que Podemos acepte un acuerdo programático y apoye la investidura, ofreciendo con ello cargos de responsabilidad fuera del Consejo de Ministros, los segundos se enrocan en exigir un gobierno de coalición y consideran, como ha expuesto Iglesias en una entrevista en Telecinco, que la oferta es “un paso atrás”.

Una oferta que queda lejos de la vicepresidencia social y los tres ministerios que Sánchez puso sobre la mesa en julio pero que Iglesias finalmente rechazó tras exigir también las políticas activas de empleo.

Durante un desayuno feminista organizado por la agencia Efe, Sánchez ha abogado por buscar una solución “intermedia” entre las demandas de ambas partes para alcanzar acuerdo que no puede tener “ni vencedores ni vencidos”, aunque ha advertido que “saber negociar es querer negociar, no imponer sin acordar”.

Para los socialistas, un acuerdo programático con Podemos y no sólo su apoyo es la clave para desbloquear la investidura. Así lo ha dejado ver este jueves la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, durante una entrevista en RNE: “Una investidura sin acuerdo podría provocar problemas de gobernabilidad, que es lo que está tratando de evitar el presidente” en funciones.

Ha insinuado así que Sánchez podría no estar dispuesto a ser investido con el apoyo de Podemos si no hay antes un acuerdo para la legislatura.

Iglesias considera la oferta un “paso atrás”

Y en Podemos no ha gustado la última oferta socialista, la del programa con 370 medidas, mecanismo de garantías en caso de haber un acuerdo y posibles cargos en la Administración del Estado fuera del Consejo de Ministros. Una oferta que Iglesias ha calificado como “un paso atrás”, por lo que seguirán exigiendo, según el propio Iglesias, competencias en Trabajo y Transición Energética.

En declaraciones a los medios en el patio del Congreso, Iglesias ha criticado a su vez la oferta de cargos en organismos como el CIS o la Comisión Nacional del Mercado de Valores hecha por Sánchez ya que, a su juicio, esos puestos no deberían ser políticos: “No queremos que haya políticos en el CIS, queremos que haya profesionales de reconocido prestigio”.

Considera que tampoco funcionaría la comisión de seguimiento del hipotético acuerdo programático que alcanzarían con el PSOE, ha dicho, teniendo en cuenta que “el presidente no cumple su palabra”, como tampoco lo hizo, a juicio de Iglesias, cuando dijo que “el único escollo para un gobierno de coalición era Pablo Iglesias”.

Antes, durante su entrevista en TeleCinco, Iglesias se ha mostrado convencido de que el motivo por el que Sánchez rechaza un gobierno de coalición es que no quiere permitir que le “hagan sombra” en el Consejo de Ministros. Sin embargo, se ha mostrado abierto para “completar” durante la reunión el documento programático presentado por la formación socialista.

A juicio del líder morado, algunas de las 370 propuestas que contiene el texto “ya se han aprobado en el Congreso de los Diputados”, por lo que aspiran a discutir este aspecto con los socialistas, y también a plantearles la imposibilidad de pactar un acuerdo programático “sin hablar de estructura de gobierno”.

Sin el apoyo de Podemos, resulta casi imposible que los socialistas, con 123 diputados, construyan una mayoría en el Congreso que permita la investidura de Sánchez -las otras principales fuerzas, PP y Cs, han rechazado en múltiples ocasiones abstenerse-.

El plazo para que ambas formaciones lleguen a un acuerdo es cada vez menor. Si no prospera una investidura antes del 23 de septiembre, se convocarán inevitablemente elecciones generales para el próximo 10 de noviembre.

Fuente: RTVE.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.