El proyecto “El Transporte de los deseos” de Alejandra Plaza regresó a España cargado de buenas intenciones

La escritora y periodista Alejandra Plaza reanudó el proyecto “El Transporte de los deseos” que, tras el parón vacacional escolar, ha vuelto a España para entregar los deseos de los niños de diferentes lugares de Europa al País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia

No hay límite de edad para subirse a este proyecto educativo y emocional donde los niños hablan desde el alma y expresan sus mejores deseos, en esta ocasión mediante corazones elaborados por ellos mismos, para un amigo invisible que se puede encontrar ingresado en un hospital o asistiendo al colegio.

“Con los corazones desarrollamos una escena en forma de mural con una temática concreta y una moraleja educativa con la que pretendo fomentar los principios y los valores humanos tan ausentes en la sociedad actual. Es muy gratificante trabajar con ellos, tengan la edad que tengan”.

El Transporte de los deseos ha comenzado su viaje en el Día de Galicia en Euskadi celebrado en Sestao para continuar por Cantabria, Asturias y finalizar en Galicia en el Hospital Clínico Universitario de Santiago.

“Es un compromiso anual que tengo adquirido ya con el aula hospitalaria del Clínico Universitario y ASANOG. No puedo fallarles. Me gusta mucho acercarles un poco de aire fresco a los niños que están ingresados y sacarles una sonrisa o conseguir, al menos, que tanto ellos como sus familias, se evadan de la situación por la que están pasando. En este viaje he podido trabajar con un gran número de niños de doce a quince años de la sección de siquiatría y, sorpresivamente, lo que parecía que iba a ser una actividad derivada al fracaso, se convirtió en un gran logro, consiguiendo lo inalcanzable y disfrutando de una mañana de risas, diversión y sociabilidad”.

Alejandra Plaza declaró que el Transporte de los deseos continuará su viaje por Suiza y Alemania en los próximos meses entregando y recogiendo las buenas intenciones de los más pequeños que tanta ilusión y sonrisas provocan en los rostros de los niños y sus familias. También estará en la feria del libro de Frankfurt y en la feria del libro infantil de Zúrich.

“Me gustaría que la última parada fuese en el mismo lugar de donde partieron los primeros deseos. Me encantaría regresar a mi cole, As Revoltas de Cabana de Bergantiños, y mostrarle a todos los alumnos y el equipo docente implicado lo que, gracias a ellos y a los niños, familias, cuidadores y profesores con los que me he encontrado por el camino, se ha conseguido. Menos es más. Con qué poquito se puede conseguir tanto. Solo se necesita un trozo de papel, unos minutos de nuestro valioso tiempo, buenas intenciones y ganas de desearle algo agradable a los demás y nuestro entorno”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.