RC Deportivo. El día de la marmota. Por @xalomonte

Y al igual que la clásica película de Bill Murray estrenada en 1993, cada jornada jugada en Riazor en esta liga, siempre trae consigo la misma historia. Falta de juego, falta de fútbol, errores individuales y derrota. Los equipos contrarios sólo tienen jornada tras jornada que cerrarse y esperar a que nosotros mismos nos disparemos en el pie para recoger su premio.

Estamos en la jornada 12 de segunda, y además de estar últimos, y no poder caer más bajo (o eso creemos cada jornada) seguimos cometiendo los mismos errores. Nuevo entrenador, pero mismo equipo, mismos cambios, mismo esquema, misma derrota. Decía Einstein que la locura estaba en hacer siempre lo mismo y esperar que las cosas cambien. Pues estamos locos, tanto en la directiva, como en el equipo técnico, como con los jugadores.

Y se puede explicar perfectamente con el ejemplo del partido de hoy. Iniciamos con el equipo de siempre, contra un Málaga que también llegaba en horas bajas (penúltimo) y en los mismos problemas que nosotros. Por ello empezó el partido con un esperpento total, similar más al tenis entre centrales y a la pérdida de balones que al fútbol profesional. Ninguno de los dos equipos daba tres pases seguidos y demostraban el porqué de su clasificación actual.

Así estuvo el partido hasta el minuto 25 donde los equipos empezaron a perderse el miedo a ellos mismos, o por lo menos el Málaga. Aquí comienzan los enigmas de nuestro equipo. Corner a favor, y en cada caso se acercaban Aketxe y Gaku, pero nunca sacaban en corto, siempre centraban. Para qué se necesitan los dos en un saque de esquina que no vas a tocar en corto? Porqué si se acercan las defensas no sale uno de ellos para entrar en el campo. Y es que su primera clara ocasión y que rompió el partido fue tras un corner nuestro. El segundo igual por cierto. En el primero hicimos falta, pero en el segundo nos hicieron una contra que no acabó en gol de milagro. De ese error de juveniles, al siguiente, que se convirtió en el primer gol malacitano. Corner en contra, que un jugador malacitano peina en el primer palo y Mikel remata sólo con el pie en el segundo palo. Nadie con la marca. Segundo error de juveniles (y creo que tenemos una media de 2 o 3 por partido).

Sin reacción hasta el descanso. En la segunda parte salimos algo mejor, pero teniendo en cuenta que Dani Jiménez y Montero como cada jornada era quienes más balones colgaban al área. Si vamos a jugar al pelotazo, porque no jugamos con dos delanteros? Nuestros mejores minutos, los 20 primeros, donde parecía que intentábamos jugar al fútbol, pero aun así las mejores ocasiones seguían siendo para el Málaga.

Errores defensivos de la defensa (lo peor del equipo este año) que dejaron dos mano a mano contra el portero que salvó Dani. Y en medio, una clara ocasión de Longo, a centro de Aketxe que falló solo delante de la portería. Partido loco, que llegó al 0-2 con un fallo claro del único jugador que era constante, Dani Jiménez. Partido cerrado, ni puntos, ni mejores sensaciones, ni nada que nos de algo de esperanza.

A ver si nos damos cuenta de cuál es nuestro objetivo, y que sin correr no lo lograremos.

FORZA DEPOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.