Segundo día de éxito de la BOUCATISE V FESTIVAL BOCATA GOURMET EN LA CORUÑA, mercado de San Agustín

Al entrar en el Mercado de San Agustín, nos recibe un elegante venezolano que me indica los eventos del día, como excelente recepcionista que es. Se llama César y es el de la foto con sombrero bombín inglés.
En la las exhibiciones de cocina está presente la excelente repostera y amiga Tere Rico, muy atenta siempre.

Asistimos a la exhibición de cocina, a cargo del restaurante El Batihoja de Segovia -enclavado en el Palacio Episcopal de la capital del cochinillo-, de manos del cocinero José Antonio Ontanaya.
Tiene 39 años, nos dice que aunque está gordito es profesor de Educación Física y estudió Magisterio, pero le pudo la pasión cocinera.
En pan de pita introduce carrilleras de cerdo con crema de castañas, que ha cocinado durante 18 horas a 60°C en baño maría.
Por su restaurante, del dueño de la bodega Castillo de Peñafiel, pasan excéntricos clientes asiáticos que ya comen cochinillo a las 11 de la mañana, y judiones segovianos, y con “una forma muy rara de comer a la mesa”.

Lanzada Calatayud nos atiende amablemente mientras supervisa con visión de Turismo todo.

La siguiente demostración corre a cargo del restaurante Na-Do. Su cocinero Iván Domínguez estuvo de marino ranchero en las cocinas de nuestra Armada Española, tal vez por ser marinero gallego y la cartilla naval.
Nos prepara un bocadillo de pulpo con tendón de vaca. Ya sólo las dos tajadas que entraron del pulpo saben un mundo.
El segundo plato, dentro del Pan chino de mollete, está hecho de corvina ahumada, más alga de ramallo (de esto sabe un mundo mi buen amigo Rogelio Santos), más PERCEBES.
Es la primera vez en mi vida que como un bocadillo de percebes.

La tercera exhibición culinaria es del Hotel NH de Juan Flórez, de manos de su excelente cocinera y RR.PP. venezolana y coruñesa ya, Nelsy Soriano, una maestra con antigüedad en las cinco ediciones de Boucatise, que nos ofrece un Pastrami contundente de vacuno gallego, al tiempo que ha invitado a colaborar a un coctelero muy dispuesto de la citada Gastroteca, que elaboró un gran cóctel, con el cual hizo tándem.

Y ya para finalizar, pese a que mi estómago decía: “¡A dónde vas, Carlos, con la andorga llena!”, quise degustar otro contundente plato del Restaurante La Teresa -plato metido en un estupendo y sabroso bocadillo- a base de callos en azafrán sobre cama de queso curado de oveja.
Ufff.

Y cierre, por este año.

21noticias agradece a todos y cada uno de los que nos atendieron en este evento que, para el próximo año será ya la SEXTA EDICIÓN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.