El Blog de Ana. Bares y más lugares: Vilar – Serra do Courel

Parroquia Vilamor (San Vicente). Folgoso do Courel – Lugo
Si buscamos una aldea típica caurelana, esa es San Vicente de Vilar. Yo diría una de las más bonitas del lugar. Sus pocas viviendas muy arrejuntadas, construidas en piedra comparten incluso el tejado de pizarra.

Entre altas montañas cargadas de castiñeiros, ameixas (ciruelas) y luciendo las encinas sus doradas flores, al paso de las sobreiras (alcornoques), que te saludan en el andar a los verdes castros.

Castro de Vilar

Mientras paseas por sus estrechas rúas, donde al paso poco alzado de la vista, puedes ver los viejos sobrados de madera degastada de los largos y duros inviernos. Una aldea rodeada de sotos centenarios, donde los castaños eran sustento en tiempos de las gentes del lugar.

Entrada a la aldea de Vilar

Una aldea rodeada de altas montañas y próxima al río Lor. Autosuficiente como todas las de antaño. En donde los oficios se aprendía de padres a hijos y todos se ayudaban y compartían los trabajos y que haceres diarios. No faltaba la “Casa do Ferreiro” (herrero).

Casa do Ferreiro Museo etnográfico

Hoy en día convertida en “Museo etnográfico” en donde se muestran a su entrada carros y carretas, ruedas de carro y de molino de todos los tamaños.

Ruedas de carro
Y ruedas de molino (moas)

En el interior los trebellos y aperos del hacer de antaño. Piezas que auto fabricaban para facilitarse el duro trabajo, oficios de herrero, carpintero, ceramista y hasta músico.

Detalles de los aperos de trabajo

A la salida dejas la voluntad y apagas la luz. En los descansos se divertían e incluso trabajando cantaban. Cerquita cuentan con el campo de la fiesta, donde las repichocas llevan la culpa, para celebrar el patrón o cualquier otra fiesta.

Campo de la Fiesta
Rincones de Vilar

Como la que estaban a celebrar cuando la visite, por los anuncios puestos en puertas del lugar y muy merecido homenaje a “Xan de Vilar” festejándolo estaban en Quiroga, músico, poeta, herrero, defensor de la cultura local. Y por tal motivo no pudimos ver el interior del museo, pero para una próxima y no muy distante volveremos a Vilar. Así también os podéis sorprender vosotros cuando lo visitéis.

Fonte da Saúde de Vilar

Una refrescante fuente con aguas de la montaña sacia al caminante, llamada “da Saúde” surte al pueblo con agua, que como todas las gallegas son milagreiras… Y que razón llevan, pues las fuentes son vida en cualquier Vilar.

Siguiendo y acompañándonos el camino con un viacrucis en madera, que nos lleva a Froxán y Vilamor, nos encontramos la “Ermita de San Roque“.

Ermita de San Roque

La conservación de esta Ermita se debe al señor “Xan de Vilar”. Una humilde y rustica ermita, de planta rectangular, con una cubierta de pizarra a dos aguas, sostenida por un armazón de madera.

Detalles de la Ermita de San Roque

Cuenta en sus paredes interiores, con unas pequeñas pinturas de origen desconocido y con una inscripción en gallego difícil de encontrar. A su entrada un pequeño porche, por la prolongación de los muros laterales y de la techumbre que protegen a la campana, que hay a la entrada de su puerta.

Pinturas de origen desconocido con inscripción en gallego

Su patrón San Roque, junto a San Sebastián. Comparten el cepillo de la Ermita que dice:

San Roque y San Sebastián
patrones de Vilar.
Que nos libren de todo mal.
Pestes y enfermedad.
El río Lor desde el Castro de Vilar
A escasos metros, arranca un sendero que baja a Froxán y unos pasos más adelante, sobre el promontorio del “Monte Penido”. Esta el “Castro de Vilar“.
Castro de Vilar
Un asentamiento prehistórico construido en el siglo I d.C. encima de un espolón, de uno de los meandros del río Lor. Concebido para el aprovechamiento de los recursos auríferos de la zona y como fin defensivo.
Detalle de las murallas defensivas
Era inexpugnable por las fuertísimas pendientes naturales, salvo por el sur. Para garantizar por este lado la defensa, construyeron cuatro fosos y contrafosos o murallones y tres torres. Las caídas pronunciadísimas del espolón, limitaba mucho la superficie habitable del castro.
Detalle de la zona habitable
Y lo solucionaron construyendo varios niveles de murallas a modo de bancales, que soportaban los materiales de relleno para ampliar el espacio habitable. Actualmente se encuentra en mal estado de conservación, siendo uno de los Castros más grandes de O Courel. Está incluido en el catálogo de elementos del patrimonio cultural y natural del Parque geológico, montañas do Courel.
Leyenda del cartel informativo del Castro de Vilar
Cerca de este a 900 metros al sur, hay otro yacimiento, el “Castro de Tabuada” de condiciones similares.
Rutas da Serra do Courel
– Ruta de senderismo entre las aldeas de Froxán, Vilamor y Vilar
Vilar

El orden de la ruta es indistintamente y ya que estamos en Vilar, donde podemos partir. Tiene un recorrido de 9.200 metros y dificultad media, el tiempo que nos puede llevar es de cuatro horas. ¡Claro! si no te paras a contemplar el paisaje o fotografiar todo lo que te encuentras al paso, que es un sinfín de preciosidades…

Por el pueblo de Vilar

Partiendo desde Vilar a Froxán, atravesamos el “Souto de Vilar” pasando la “Ermita de San Roque” y antes de empezar a descender cara al río Lor, contemplamos el paisaje de la cuenca del río desde lo alto.

Un vistazo desde lo alto del Castro

Atravesamos el río por “A Ponte do Bao” pasando numerosas sobreiras, mezcladas con castaños para llegar al pueblo de Froxán.

Froxán

Del que ya os conté de su fiesta de la “Pisa da Castaña de Froxán” ¡en este enlace lo podéis ver!

Menú de castañas al estilo Pisador

No estando en fiestas, podéis reposar y refrescaros en la “Fonte do Milagro“.

Fonte do Milagro en Froxán

Para proseguir el camino a Vilamor, por un tramo de carretera pasando por hermosas vistas de la cuenca del Lor, piñeiral de Abraido, el Souto, para llegar al pueblo de Vilamor. Ver su arquitectura popular y religiosa la bonita Iglesia de San Vicente del siglo XVIII. Junto al único hórreo que se conserva en buen estado en O Courel.

Iglesia de San Vicente y Hórreo del lugar

Allí se celebra la recuperada fiesta del “baile dos Toxos” por San Vicente. Que se celebraba antiguamente en el interior de las cuadras, con el suelo cubierto de toxos, por las grandes nevadas que antes se producían en los meses de invierno, sin poder sacar el ganado. Y de esa forma no estropeaba las fiestas. Lumeee… ¡Hasta otra!

1 4 5 6 7 8 11